elsol-logo
GOLD LAKE

domingo 26 noviembre

Tickets

RRSS/Web

Fecha: domingo 26 noviembre
Hora: 20h a 23.30h
Entradas anticipadas: 12€
Entradas taquilla: 15€
Tipo: Conciertos

«La música ha sido un salvavidas», dice Carlos Del Amo con una suave sonrisa. «Es todo lo que necesitamos en la vida». Como la mitad de Gold Lake (junto con su compañera Lua Rios), el guitarrista ha aprendido cuán cierto puede ser ese sentimiento. Justo después de lanzar su aclamado álbum debut, Years (2014), Del Amo perdió a su hermana inesperadamente, y luego él mismo tuvo una recurrencia de un tumor cerebral después de someterse a una cirugía para extirparlo años antes. Se enfrentó a múltiples cirugías de cerebro con paciente despierto y la terapia subsiguiente, pero nunca perdió la concentración. Después de nueve años de dificultades inimaginables, Gold Lake regresa con Weightless, un disco brillante y de ensueño que responde a la oscuridad del mundo con una insistencia inimitable en la belleza de la vida.

“Cuando sucede algo trágico, puedes sentirte atrapado en un mundo unidimensional, pero la música puede sacarte de un hoyo profundo”, dice Ríos. “Escuchar música puede ayudar a construir un movimiento hacia adelante, a ver más allá del dolor que enfrentas, y el acto de escribir las canciones lo hizo por nosotros. Ese deseo de escapar está presente en todas las canciones de una forma u otra”.

La pista principal, “Hidden Lovers”, ejemplifica esa perseverancia multifacética, la voz inmaculada de Rios describe la forma en la que el amor puede persistir dentro de las hebras de una canción, cada una mide un prado escondido donde dos amantes se entrelazan. Pero al mismo tiempo, la combinación en la canción de la nostalgia ahumada de Roy Orbison y el centelleo de Sharon Van Etten encuentra una quemadura urgente en la búsqueda de vivir ese amor más allá incluso de los límites de la música: «Oh, déjame volver a la vida/ En una mente diferente”, ella tiembla, mientras la guitarra de Del Amo lame los bordes.

El dúo ha pasado los últimos años yendo y viniendo entre su hogar adoptivo de Brooklyn y su Madrid natal, y este último tiene una clara influencia en el disco. “Crecimos con una ola increíble de bandas españolas de new wave y, por supuesto, nuestras principales influencias siempre han sido bandas del Reino Unido como The Blue Nile o bandas estadounidenses como Mazzy Star, entre otras, y esa mezcla influyó en nuestra escritura. Sin mencionar a autores como Lorca y Miguel Hernández, junto a poetas británicos y estadounidenses como Philip Larkin o TS Eliot”, dice Ríos, su estilo es un torbellino constante de señales latinas y anglosajonas. “Esas son cosas que tenemos en nuestro sistema porque simplemente nos las bebimos”. Weightless también cuenta con la influencia de un par de pilares del indie estadounidense: Aaron Dessner de The National y Chris Taylor de Grizzly Bear. Gold Lake comenzó a trabajar en el álbum con Dessner antes de que estallara la pandemia y terminó el disco con Taylor más tarde. “Aaron nos ayudó a impulsar las cosas, y Chris nos ayudó con tonos de sintetizador nostálgicos y reales y cosas para construirlo todo”, dice Rios.

En todo momento, Gold Lake amplifica su capacidad para fusionar paisajes sonoros matizados y ricas letras poéticas, aunque deja al oyente con una sensación de inmediatez íntima, preguntándose por la vista que se presenta ante ellos en lugar de la complejidad técnica que se necesitó para crearla. De hecho, ese proceso imita la propia experiencia médica de Del Amo. Antes de sus cirugías, se sometió al músico a una resonancia magnética y se le pidió que pensara en diferentes cosas e hiciera movimientos para que los médicos pudieran ver qué partes de su cerebro estaban «encendiéndose» o funcionando. “Lo primero que quería probar era mover la mano izquierda, pensando en tocar la guitarra”, dice Del Amo. En lugar de un simple reconocimiento de su mano moviéndose, la pantalla de resonancia magnética se iluminó en todo el tablero, todo su cerebro se involucró en el pensamiento mismo de la música. “El médico estaba llamando a todos sus colegas para que lo revisaran”, recuerda Ríos. “Él estaba como, ‘Es una locura. Son fuegos artificiales’”.

El punto culminante del álbum «Weightless Arrows» está salpicado de esas encantadoras chispas, la guitarra de Del Amo revoloteando y lanzándose a través de la mezcla. Mientras tanto, la voz exuberante de Ríos coincide con su empuje constante, confiado, pero frágil. «Déjame creer que todo lo que somos está en movimiento perpetuo», dice, su falsete de clarín se destaca contra el cielo nocturno, alcanzando la certeza de que Gold Lake puede llegar a un mundo nuevo y hermoso. Mantienen esa esperanza en el deslumbrante e hipnótico “Traveller”, las millas recorridas mapeadas en el corazón y en un globo terráqueo. En otra parte, «Simple Fire» arde con deseo, las salpicaduras de la guitarra eléctrica y la batería alcanzan las alturas del trabajo de Dessner con The National, aunque la voz brillante de Ríos se eleva con ojos de acero sobre el ritmo irregular.

“La forma en que hacemos música ahora es más audaz, menos temerosa”, explica Ríos, el trauma médico de su pareja y el caos de los últimos años ciertamente son un factor constante, pero no una carga. Y en Weightless usan esas experiencias como combustible en lugar de espectro, un ejemplo del peso del mundo pero también de las formas en que podemos superarlo: a través de la vida, del amor, de la canción. “Como escritor joven, te escondes detrás de paisajes y grandes ideas porque no estás cien por ciento seguro de lo que eres”, dice. “Hoy, después de los últimos nueve años, somos más honestos, más reveladores como artistas, sin miedo a mostrar quiénes somos en este momento”.