SON ESTRELLA GALICIA presenta JAPANESE NEW MUSIC FESTIVAL con ACID MOTHERS TEMPLE + RUINS KAWABATA

Compartir
Apertura de puertas: 22:30
Venta anticipada: VENTA ANTICIPADA EN TICKETEA.COM

15 € en Taquilla

15 € Anticipada en:

nombre

Do Whatever You Want, Don’t Do Whatever You Don’t Want. Emparentados en sus orígenes con la interesantísima escena psicodélica japonesa original, compuesta por bandas como Les Rallizes Denudes, High Rise o White Heaven, y con el sello P.S.F. (Psychedelic Speed Freaks) como plataforma más conocida, Acid Mothers Temple se han erigido como una de las representaciones contemporáneas más versátiles y simpáticas del género.

Haciendo de la flexibilidad una virtud, y conduciéndose por unos terrenos que maman de la música de vanguardia, el free jazz, el rock n roll psicodélico freak (Guru Guru o Gong pero también Black Sabbath o Jimi Hendrix) y el noise, las decenas de bandas en las que milita su líder Kawabata Makoto, mutando el nombre original de la Mother Temple en incontables variaciones, siempre tienen como denominador común la pasada de rosca. La exageración instrumental, la saturación musical, el humor absurdo rozando lo estúpido, el uso de clichés del rock totalmente desfasados y amplificados hasta el ridículo o la salida por la tangente son recurrentes en sus incontables discos, que por número son también un auténtico sinsentido: seguirles la pista es agotador.

Es, sencillamente por esa manera de desparramarse en todos los sentidos, que el directo es el mejor lugar para cruzárselos. Sobre todo si el que se presenta es este Japanese New Music Festival, en el que Acid Mothers Temple SWR y los proyectos surgidos de todas las combinaciones posibles de sus miembros, presentan una variedad sónica que va desde la performance pseudo-dadaísta mongola, hasta el punteo guitarrero virtuoso a lo Hendrix con dos jarras de café solo encima.

En un evento así hay factores asegurados: bromas raras hasta torcer el cerebro, musicalidad salvaje en pleno fuego de improvisación y a volumen rompe tímpanos y, sin paños calientes, uno de los mejores directos del rock n roll lisérgico. Qué tienen los japoneses en la cabeza será siempre un misterio para nosotros, del mismo modo que lo seguirá siendo el contenido de sus sempiternas y gigantescas riñoneras. Hay otros mundos, y están en este.