SÔBER+la mexican acid queen & jet 7 djs

Compartir
Apertura de puertas: 22-00
Precio de taquilla : inv.

El cuarteto madrileño SÔBER lo ha vuelto a hacer.
Su quinto disco (el segundo para Muxxic), “Reddo” de nuevo ha sido grabado y producido por ellos mismos en sus estudios Cube de Madrid, aunque posteriormente, todo ha sido mezclado en Los Ángeles por Scott Humphrey, que ha trabajado con artistas y grupos tan importantes como Coal Chamber, Rob Zombie, Ozzy Osbourne, Mötley Crue, Andrew W.K., The Cult, o Metallica.
“La nube”, de Sôber, es un número uno instantáneo desde la primera escucha. Unas guitarras tremendamente incendiarias, el ritmo bien marcado por la enérgica batería, y todo presidido por la espléndida y emotiva voz de Carlos Escobedo, que por primera vez juguetea con el falsete. Su atmósfera trasmite claramente la obsesiva y turbia relación de pareja de la que habla la letra. En ella, la mujer es la que se lleva la peor parte por culpa de los malos tratos psicológicos que le proporciona el que hasta ahora ha sido su amante. <>. Carlos canta con toda su fuerza, casi gritando al viento todos esos inevitables reproches de esta dramática relación sentimental que da sus últimos coletazos.
Su nuevo disco ha sido de nuevo bautizado con una palabra del latín, “Reddo”, que significa “Reflejo”, como una de las canciones de su nuevo disco, y marca todo el concepto del propio álbum, incluso desde esa portada a modo de espejo. <>.

A la semana de salir a la venta el disco, se colocó en el número 2 de la lista AFYVE.

FOTOS ACTUACION 25 ANIVERSARIO





CRÓNICA CONCIERTO SÔBER

Llegar, ver y vencer

Así de fácil, o no. Porque para llegar al nivel de popularidad y aceptación al que ha llegado Sôber una de dos: o tienes un apoyo promocional descomunal, tipo Eminem; o te lo has currado como si te fuera la vida en ello.



En ese segundo apartado podríamos situar a Sôber. La suya no es una propuesta sonora al uso, no se trata de las típicas canciones de radiofórmula. Pero sus composiciones tienen un componente melódico tan importante que atrae a gente en principio alejada de los sonidos rockeros, al suavizar de tal manera su rock de tintes épicos. Ello les ha proporcionado una legión de fieles seguidores y, a su vez, unas ventas más que aceptables.



Esas melodías vienen acompañadas de las gotas de metal justas para atraer a los fans más duros, unos toques electrónicos que hacen descubrir nuevos caminos a la banda y una ristra de pedales para sacar los efectos necesarios que requieren las atmósferas de las distintas canciones. Sin olvidar unas letras personales pero que saben conectar con su público.



Por ello no es de extrañar que la sala Sol estuviera a reventar para recibirles. Con la previa presentación de Carlos Pina y la posterior entrega de disco de oro, se dio inicio a un concierto de una hora de duración donde Sôber se dedicaron a repasar los mejores temas de su discografía para deleite y delirio de la sala.



‘Hombre De Hielo’, ‘Cubos’, ‘Prisión’, ‘Diez Años’, ‘Paradysso’, ‘Eternidad’…fueron cayendo una tras otra, casi todas ellas recibidas con alborozo por el público y coreadas hasta la saciedad. La banda, como suele ser habitual, se mostró compacta y compenetrada, sólidamente apoyada en el buen sonido de la sala.





Tan sólo quedaba, por tanto, esperar a un final con ‘Loco’ sonando a todo volumen.



Por: Zigor Cavero.(Heineken.es)





-Torcidos 1995
-Morfología 2000
-Synteshis 2001
-Paradysso 2002
-Reddo 2004