SANTI CAMPOS

Compartir
Apertura de puertas: 22:00
Venta anticipada: 10 € en Taquilla

7 € Anticipada en:

nombre

Mi nombre es Santi Campos y hago canciones.

Entre 1994 y 2012 he estado haciendo eso en dos grupos: Malconsejo y en Amigos Imaginarios, además grabé dos discos en solitario y he publicado un libro de poemas en la editorial Bandaàparte Editores. También he tocado en directo, como guitarrista o aprendiz de lap-steeler, en bandas como Tulsa, Abraham Boba, Julien Elsie, Los Brujos, Bryan Estepa o Nominees.

Nací en Segovia, y he vivido en Murcia, Pamplona, Castellón, Alicante y Madrid, y ahora en Barcelona, donde llevo cuatro años de una vida que me gusta.

En 2012, tras el último disco de Amigos Imaginarios hice un parón musical del que creía que no iba a volver, hasta que empezó a tomar forma en mi cabeza lo que ahora os estoy presentando.

Cojones, el disco

No recuerdo haber tenido en años -en muchos- esta sensación que tengo en este momento al enfrentarme a la grabación y la publicación de un disco, y la verdad es que la echaba de menos. Ahora es cuando adquiere sentido todo lo que ha pasado por mi cabeza, por mi vida y por mi música en los últimos cinco años. Es el resultado del cambio de ciudad y el cambio de vida.

Ahora tiene más sentido también el parón musical de casi dos años que decidí hacer en su día, provocado en gran parte por el tremendo aburrimiento que me provocaba mi música. El aburrimiento de uno y el piloto automático es lo peor que te puede pasar si tienes aspiraciones creativas, te convierte en un funcionario de ti mismo. Ya no siento eso. Ahora tengo canciones nuevas y distintas, tengo energía e ilusión, y también tengo a los compañeros que había imaginado para este viaje.

Esos compañeros son Nacho García (Jero Romero, Cooper, Jacobo Serra), Julián Saldarriaga (Love of Lesbian, Mi Capitán), Martí Perarnau (Mucho, Zahara) y Ricky Falkner (Egon Soda, Stanstill), amigos a los que admiro y que me han hecho el regalo de grabar conmigo estas canciones en las que tanto creía, y que en sus manos se han convertido en algo mágico. El resultado lo iré enseñando a medida que avance el proyecto, y espero que os guste, pero tengo que deciros que, aparte de haber sido una experiencia humana increíble, esta grabación para mí ha supuesto también un regalo, y un master de cómo se graba un disco. Gracias también a ellos por esto.

No me quiero olvidar de Iván González “Chapo” y Antonio Pérez de los estudios Subsonic de Madrid, donde se grabó la mayor parte del disco; ni de Alex Vivero, a cargo de recordings y mezclas, por ser -los tres- tan profesionales y tan buena gente.