PETROLEO + TIGRES LEONES

Compartir
Apertura de puertas: 21.00
Venta anticipada:

Anticipada 12 € | Taquilla 15 €

La navidad va a ser mejor después de esto: Petróleo y Tigres Leones (o Tigres Leones y Petróleo) en casa, en El Sol, presentando su 12″ compartido y editado por Sonido Muchacho. Una noche de sudor, lágrimas, amor, sangre, fuego, colchonetas, y sobre todo buenas canciones, que es lo importante. Tigres Leones siempre ha sido un grupo diferente: composiciones inclasificables, capaces de mezclar pop, rock y psicodelia, que sirven de base a unas letras irreverentes, mezcla de la realidad surrealista que plantea el imaginario de Javier Marzal y Luismi Pérez. Quizá por todo esto nunca han tenido la atención que unas canciones como estas hubieran merecido: aunque a ellos esto les moleste, la herencia (y el malditismo) de esas bandas tan especiales como Patrullero Mancuso o El Niño Gusano siempre ha estado ahí; pero sin dejar de lado sus propias referencias, tan dispares como necesarias.
¡Petróleo vive! Petróleo ha conseguido salir de la fábula televisiva para asaltar los escenarios, y convertirse en la sorpresa musical del año. Y es que no es para menos: la primera vez que Tigres Leones nos dijeron que querían grabar con el cómico Ignatius Farray – las canciones que tocaba en el proegrama La Resistencia de Broncano – nos lo tomamos a broma, “eso no es serio, lo sabéis, ¿no?“.

Pero aquí estamos, ante un animal de la vida, Ignatius, que ha conseguido llevar todo su poder, su fuerza, y su locura, al directo. Petróleo es una banda de post-punk afilado, con una base rítmica animal que sirve para que Farray se desate, y se crezca: “Miedo a la música” es solo el principio para un grupo que bebe por igual de Pere Ubu, PIL, o Derribos Arias, y siendo geniuino, que eso es casi un sueño actualmente.

Cuando nos preguntamos si no sería poco serio, no sabíamos que la respuesta vendría en forma de misil.
La presentación de un split donde dos bandas hermanas, pero muy diferenes, han hecho algunas de sus mejores canciones.