PEQUEÑO PECKER

Compartir
Apertura de puertas: 22-00
Precio de taquilla : inv.

En un panorama tan previsible como es el del pop español, en el que todo está bajo control, se echan en falta creadores que posean una escritura personal, que arriesguen más allá del tópico. Raúl Usieto es uno de ellos. Nacido en Huesca en 1973, formó parte de un grupo de pop-rock adolescente llamado Excedentes de Cupo. Una aventura inocente que, en cualquier caso, le permitió comenzar a degustar el dulce veneno de la música y sentir el irrefrenable deseo de expresarse a través de las canciones.

Después, el curso normal de la vida en la periferia le llevó a Valencia, Madrid y finalmente a Barcelona, donde ha terminado de perfilar su proyecto musical definitivo, Pequeño Pecker. Un nombre curioso y enigmático que tiene su origen en dos de sus debilidades: el cine, “Pecker” es el título de una pelicula de John Waters (referencial en cierta forma, ya que narra la historia de un fotógrafo rural, y Raúl también se dedica a la fotografía) y su curiosidad por la música, todo el mundo sabe que en el räi argelino se utiliza la palabra “cheb” (Cheb Khaled, Cheb Mami, etc) para designar al artista joven. Así que lo de “Pequeño” es su peculiar manera de presentarse al mundo como artista que se inicia .

Su primer álbum, “Diez y 1 galaxia”, es el fruto de muchos años haciendo música desde la soledad de su habitación, de mucho tiempo sintiéndose dueño de sus emociones, de muchos discos amados que pertenecen a órbitas a menudo alejadas entre sí (Björk, Beck, Tricky, Stray Cats, The Housemartins, Beastie Boys, Guru, Solo Los Solo, Andrés Calamaro, Elvis Presley), de sus deseos de intentar ordenar el mundo, su mundo. Y así, con la ayuda de amigos como Lorenzo Ramón, Carlos Sáinz, Paloma Ramón Rubio, Guillermo Quero o Iván Ferreiro (de los Piratas), ha concebido un disco en el que ha reconstruido su galaxia sentimental y la ha envuelto en una red de sonidos seductores.

Su extraordinaria capacidad para confeccionar melodías adhesivas queda demostrada nada más comenzar a sonar la primera canción, “El hombre tranquilo”, que más que a John Ford parece un homenaje al enorme Nilsson de “Everybody´s Talkin´”. Como si de un moderno hechicero se tratara, Pequeño Pecker funde de la forma más natural guitarra acústica, scratch y electrónica de frecuencias ácidas en “Sentirse bien”, que, al igual que sucede con “La noche no es para dormir”, hace pensar en el loco Madchester de finales de los 80, solo que embriagado por el sabor latino. Pero hay también un Raúl Usieto melancólico y taciturno, el de canciones como “Astronauta 7” o “Nadar en tu voz”, que nos adentra en su universo metafórico. Y no faltan los guiños al drum´n´bass, las estimulantes mezclas de lounge music y hip hop (“Ladrando poesía”), o de indietrónica con riffs rockeros (“Galácticos de amor”), ni, por supuesto, unos textos que rehuyen los lugares comunes y aportan un lenguaje personal.

En definitiva, Pequeño Pecker ha sabido resolver con inspiración y valentía la ecuación entre pop y electrónica, evitando la experimentación fácil y avanzando en la formulación de una música popular que asume riesgos y apuesta por la contemporaneidad. Con los numerosos atributos que posee, es muy probable que pronto, al igual que hizo Khaled en su día, el Pequeño Pecker acabe convertido, sencillamente, en Pecker.

No lo dudes más. La fórmula vuelve a ser válida. Esto es pop de ahora para gente de ahora. Garantizado.

Luis Lles
—————————————–
Se llama Raúl Usieto y es uno de esos nuevos trovadores del siglo XXI. Un personaje que renueva el espíritu del pop español con canciones llenas de guiño.

Su álbum debut se titula ‘Diez y 1 galaxia’. Un puzzle de sensaciones, lleno de pinceladas y creatividad. Pop electrónico.

Tomás Fdo. Flores
(Programa ‘Siglo XXI’, Radio 3)

FOTOS CONCIERTO 25 ANIVERSARIO



CRÓNICA CONCIERTO PEQUEÑO PECKER

Llegar para quedarse...

Todo cumpleaños es un festejo del tiempo pasado, del haber llegado hasta aquí, pero también es una apuesta por el futuro, el primer día de una nueva etapa que culmina en el próximo aniversario.



Y este mirar hacia delante de la Sala El Sol y Radio 3 es lo que ha colocado a Pequeño Pecker en la programación que celebra estos 25 años de música. Un recién llegado al mundo del disco que ya está dando mucho que hablar y que parece tener la intención de seguir cantándonos canciones durante mucho tiempo.



En el universo de Pequeño Pecker no caben “Diez y 1 galaxia” como dice el título de su primer álbum, sino muchas más. En su mundo musical cabe casi de todo, desde el pop más clásico al hip hop, o la psicodelia. Así lo atestigua su primer disco, del que hizo repaso ayer en la sala Sol respaldado por una banda que hasta incluía un violonchelo.



Un directo cuidado, proyecciones coloristas y saber estar en el escenario.



Por: Eva Contreras (heineken.es)