NICE MAN

Compartir
Apertura de puertas: 23-30
Precio de taquilla : 15€
Venta anticipada: 12€ ANTICIPADA

Gira de Nice Man & The Bad Boys

Love To Art tiene el placer de anunciar la gira de presentación de “The Art Of Hanging Out”, el último disco de Nice Man & The Bad Boys, editado por Zebra Records. Será una oportunidad única para disfrutar de las maravillosas canciones del genio del pop que es Francis MacDonald (BMX Bandits y Teenage Fanclub).

-Sábado 25 de septiembre, Gandía, Festival Borgia Pop
-Domingo 26 de septiembre, Zaragoza, La Lata de Bombillas
-Miércoles 29 de septiembre, Madrid, El Sol
-Jueves 30 de septiembre, Valencia, Wah-Wah
-Viernes 1 de octubre, Cartagena, Underground
-Sábado 2 de octubre, Palma de Mallorca, Mini Casino Royale

——————————————————————————–
Francis Macdonald es una persona muy ocupada. No le basta con ser el batería de Teenage Fanclub y de BMX Bandits. Está embarcado además en otros proyectos, como tocar con Radio Sweethearts o incluso producir el más reciente trabajo del legendario Kim Fowley. Es el responsable, también, de dos impresionantes sellos discográficos escoceses: Shoeshine Records, la cara pop-rock de Glasgow, y Spit & Polish, más orientado hacia el country. Sin embargo, toda esa atareada vida no ha sido un obstáculo para que su visión creativa se desarrolle ahora en solitario bajo el nombre de Nice Man.

Su primer álbum, publicado en España en 2002 por Zebra Records, ya fue una demostración de su filosofía musical. Una secuencia de temas atrapados en un soberbio y variado catálogo pop. Aquel simpático álbum y un más que probado sólido directo le llevaron a tocar en el Festival de Benicàssim de ese año.

Francis es de Glasgow, una de las ciudades más grises de Gran Bretaña. Decidido a dar un toque positivo a su trabajo, se desplazó con tres jóvenes músicos escoceses (Jamie, Brian y Stuart) hasta los estudios de Zebra Records, los Tabalet de Alboraya (Valencia), donde grabaría su segundo álbum: “The Art Of Hanging Out”. Como el mismo Francis buscaba, la luminosidad, el bullicio, la alegría y el colorido del Mediterráneo influyeron definitivamente en este precioso trabajo.

El conjunto de estilos con los que trabaja Francis en este álbum (pop, country, folk, rock, incluso kraut) es muestra de su ecléctico gusto y se dirige hacia un único objetivo: crear un extenso surtido (quince canciones) de entrañables melodías pop. El tratamiento de las historias cotidianas chico-chica no cae en la rutina y discurren con humor y a veces con melancolía

“The Art of Hanging Out” es un álbum completo, lleno de guiños que enganchan a la primera, con múltiples texturas y una ingenuidad incansable. Hay regalos extraordinarios, como “Forever Is A Long Time Without You”, envolventes sugerencias como “Lines” o “Tambourine”, el cálido encuentro con Jonathan Richman que nos regala “Sayo” o la exquisita ternura de “Bambinos”. Amante del sonido campestre americano, Francis no podía dejar de pasar la oportunidad de jugar con temas del calibre de “Rain, Rain, Rain” o “Lazy Bones”.

Más información en www.zebrarecords.net y www.lovetoart.com

Francis McDonald regresa con el segundo disco de Nice Man, esta vez acompañado en un álbum de pop sin fisuras.

Bajo el seudónimo Nice Man se esconde Francis McDonald, batería de Teenage Fanclub y BMX Bandits, uno de esos músicos inquietos, que en este caso además milita en proyectos como Cheeky Monkey o Radio Sweethearts, produce a Kim Fowley y para colmo lleva dos sellos discográficos en Escocia, Shoeshine Records, centrado en el pop-rock y Spit & Polish, dedicado al country. Su andadura en solitario la comenzó en 2002 con Sauchiehall & Hope. Pero ahora retorna junto a otra banda de Glasgow, los Bad Boys (Jamie Cameron, Brian McEwan y Stuart Kidd), cuyo nombre unido queda cuanto menos, curioso "El tío majo y los chicos malos".



A lo largo de los quince cortes del disco, no encontraremos sino escuetos temas de pop-rock primario, que siguen una línea continua sin mucho altibajo. Lo que si se puede decir es que, dentro del clasicismo encontramos variedad y es que sonidos del rock, folk, country, noise e incluso algún tímido guiño a la new wave tienen su sitio entre los temas de The Art of Hanging Out.



Atendiendo a la efervescencia, los momentos de power-pop más brillante son alcanzados por las breves y engarzadas 1 Minute of Your Time y Punk Rock Girl la cual, haciendo honor a su nombre, nos muestra el lado más urgente de la banda. En esta tónica aunque menos acelerada se muestra Pretty Brown Eyes demostrando su buen hacer en el pop guitarrero.



Pero sin duda la canción que más puede ilustrar lo que es el disco es su primer corte. Hablamos de Forever Is A Long Time Without You, toda una joya de pop dulzón que inevitablemente suscita comparaciones con su proyecto principal, Teenage Fanclub. Otras que inciden en esa misma idea de pop clásico son la pausada y melódica Tambourine, la susurrante Lines o la instrumental, Bambino.



Las influencias de unos omnipresentes Beach Boys no podían faltar, especialmente en cortes como Love Is A Two Game To Play y sus inconfundibles coros. Y es que el disco no trata de innovar, simplemente desgrana una colección de bellas piezas de pop clásico repletas de elegancia y sinceridad. Una línea igualmente surfera sigue Cayo, con palmas incluidas, otro de esos ritmos para menear levemente la cabeza que además se acompaña de sonidos sintéticos basicos, para no traicionar el espíritu del disco.



Toques country encontramos en la guitarra de Lazybone y más solapados en Rain Rain Rain que, por otra parte haría sonrojar a bandas como Travis en cuanto a perfección acústica. Arrebatadóramente clásica es Hey Slinky que fácilmente podría recordarnos a una melodía de los mismísimos Beatles. Y otra cara retro puede apreciarse en Cheeky Love con cierto aire guatequero.



Los Bad Boys juegan con acercarse al ruidismo acompañado de una voz lo-fi en Mine Mine Mine tal vez el punto más estridente del álbum. En una tónica igualmente noise cierra el disco Nice Man RIP, un ejercicio instrumental de psicodelia indie con un colchon guitarrero que podría ser obra de la Velvet Underground o porque no... de los propios Teenage Fanclub.



Las letras hablan de forma insistente del típico tema del pop-rock, las relaciones de pareja siempre vistas desde esa perspectiva juvenil e inocente y aunque el tono general del disco es el optimismo, a veces caen en lo melancólico. Precisamente las letras aparecen en los extras del disco junto a otro material como el video del primer single, el mencionado Forever Is A Long Time Without You, además de material audiovisual de la grabación (fotos, videos).



En general el disco ofrece lo que promete, melodías efervescentes y otras más reposadas en un disco entrañable y de ambiente primaveral. Cuarenta minutos de pop-rock dulce, básico y de querencias sesenteras.Por: Sprnknwn (ociojoven.com)



ENTREVISTA A NICE MAN EN redcasting.com