NADADORA

Compartir
Apertura de puertas: 23-30
Precio de taquilla : 12€
Venta anticipada: 9 € anticipada en FNAC, CD DROME, ESCRIDISCOS y TICKTACKTICKET

Nadadora son de Galicia y, dentro de ella, un poco de todas partes, básicamente de A Coruña y de O Grove (Pontevedra), donde tienen su centro de operaciones. Un sexteto integrado por Sara (voz y teclados), Gonzalo (guitarra y voz), Iñaki (guitarra), Dani (batería y programaciones), Montxo (teclados) y Edu (bajo), que, como tantos grupos, surgen a mediados de 2002 con el propósito de plasmar en canciones su pasión por la música, por todas esas bandas que les hacen suspirar, como The Velvet Underground, The Smiths, The Delgados, The Field Mice o Mojave 3… Sin embargo, tras grabar dos maquetas (“El cielo de antenas” y “Octubre”), ambas en el estudio de Arturo Vaquero –Humanoid-, que mostraban muchas de las condiciones que les hicieron destacar desde el principio, llegan a Jabalina con un proyecto personal, dispuestos a desarrollar una carrera dentro de un sello que les quiere y que valora tanto su forma de entender la música pop y el rock, como la espectacular progresión del grupo desde sus inicios. Talento repartido dentro un repertorio que llama la atención por estar repleto de canciones de pop tranquilo, en castellano (y en gallego), que antes de grabar su primer disco, tuvieron tiempo de dar a conocer al llegar a la final del Proyecto Demo 2004 del Festival de Benicàssim. Canciones, tal vez, de apariencia melancólica y distante a primera vista, que sin embargo, en su discurrir, ellos se encargan de atemperar y de arrimar al oyente con melodías elaboradas y con un sonido intenso y envolvente. Una manera de hacer música con la que consiguen dotar de emociones y sacar el mayor partido a cada una de sus composiciones, que destacan por los juegos de voces de Sara y Gonzalo y las melodías construidas a base de guitarras. Paisajes dibujados con meticulosidad, que abarcan una amplia panorámica, pero, a la vez, con infinidad de rincones y de suspiros, a veces contrapuestos, a veces intrincados, siempre resueltos con éxito. Y es que el periplo de Nadadora hasta “Aventuras dentro de cajas” (agosto 2004), su disco de debut, les ha servido para madurar su sonido y para elaborar unas señas de identidad propias que, sin lugar a dudas, tendrán culminación con la publicación de su primer larga duración en 2005. La aventura no ha hecho más que comenzar…

Teniendo en cuenta las muchas coincidencias que reúnen ambos acontecimientos (sello, público, música, lugar...), hemos decidido tratar de facilitar y recompensar a aquellos que deseen presenciar en directo a los dos grupos en un escenario tan adecuado como el de la sala El Sol. Por este motivo, quienes tengan pensado acudir a la doble cita Jabalina, lo podrán hacer adquiriendo el bono que os hemos preparado para la ocasión:



Por tan solo 23 euros, además de las dos entradas (más baratas que en taquilla), obtendréis un recopilatorio Jabalina de regalo, a elegir entre los dos primeros volúmenes de la colección Teoría y Práctica Melódica: el doble "10 años de espíritu Jabalina" y "This is my country" (valorados en 10 euros cada uno).



Este bono sólo se podrá adquirir en la oficina de Jabalina en Madrid (C/Carretas, 14, 4º, G-1), previa solicitud a través de shop@jabalinamusica.com , o llamando al teléfono 91 521 70 80 en nuestro horario de despacho de entradas: de 17:00 a 20:00, de lunes a viernes, y de 11:00 a 13:00 los sábados.



Igualmente, las entradas se podrán adquirir por separado (sin recopilatorio de regalo), en taquilla a 12 euros y anticipadamente a 9 euros en la oficina Jabalina anteriormente mencionada y en los siguientes puntos de venta:



www.ticktackticket.com, FNAC, CD Drome, Escridiscos y por teléfono al 902 150 025

-NADADORA: Todo el frío del mundo


El primer álbum de Nadadora es un trabajo mimado al detalle, una labor de orfebrería pop que adquiere su máxima expresión a la hora de recrear y crear la atmósfera adecuada para cada canción. Composiciones que destacan por la emoción que transmiten y por la intensidad que generan, en gran medida gracias a unas melodías apasionadas y a la puesta en práctica de una fórmula que no tiene secretos, pero que en sus manos resulta infalible: pop elaborado principalmente a base de guitarras, en oleadas de distinta intensidad, que las voces de Sara y Gonzalo, juntas o por separado, se encargan de perfilar y de atravesar como si de dos expertos surfistas se tratara. Sin embargo, reducir la variedad del sonido de Nadadora a dos de sus principales características, sería infravalorar el caudal de energía y de brillantes arreglos que este disco atesora. Más si cabe cuando, finalmente, son esos detalles los que resultan determinantes para valorar el conjunto. Tal vez sea esta la razón por la cual “Todo el frío del mundo” es un trabajo que, lejos de agotarse a la primera audición, gana enteros y se enriquece con las escuchas. Un disco largo que da continuidad al éxito que supuso su debut, el mini CD "Aventuras dentro de cajas", publicado en agosto de 2004, y que les confirma como un grupo plenamente asentado, con una proyección que va más allá de la etiqueta de grupo revelación ganada a pulso con sus primeras aventuras (Finalistas del Proyecto Demo 2004) y gracias a su constante crecimiento. "Todo el frío del mundo" cala hasta los huesos... pero no son precisamente las bajas temperaturas las que predominan con su escucha. Si el símil fuera posible, habría que hablar de diferentes microclimas que atemperan nuestro cuerpo y, sobre todo, nuestro corazón, al paso de tan variados paisajes (como los de su Galicia natal) que de principio a fin se suceden a lo largo de este álbum. Lugares que, resultando en muchos casos hasta familiares, se nos revelan, por arte y gracia de Nadadora, irreales, de tan personal y mágica que resulta la panorámica a la que el sexteto gallego y su productor Arturo Vaquero una y otra vez nos exponen cada vez que nos adentramos en él. Sin embargo, no hubiera sido posible llegar a este realismo mágico, si las once composiciones que lo integran no resultaran creíbles. Sería imposible que un disco fuera capaz de provocar tantas y tan variadas sensaciones, si no estuviera hecho con el alma. Y si algo tiene "Todo el frío del mundo" es sentimiento y melancolía, espiritualidad en una palabra, que sobresale en temas como “Su primer contacto con el aire”, “Incendio #3” o “Siempre te alejas en las tardes”, por poner tres claros ejemplos. Pero también hay canciones con ese toque contagioso de inspiración, ya característico en Nadadora. Temas que enganchan desde la primera escucha (“20000 veces”, “Fugaz”) y que junto a su particular homenaje a la lengua gallega (“O noso espazo”), que en la voz de Sara alcanza toda la dulzura del mundo, constituyen las señas de identidad de un grupo, que en el corto espacio de tiempo de dos años han adquirido carácter y marca propia.