NACHO VEGAS + REMATE (Fiesta 5ºAniversario LADINAMO)

Compartir
Apertura de puertas: 23-30
Precio de taquilla : 12€
Venta anticipada: 12 € anticipada en LADINAMO, ESCRIDISCOS Y CD DROME

NACHO VEGAS

Hablar de Nacho Vegas (Gijón, 9 de diciembre de 1974) es hablar de uno de los talentos más sobresalientes que ha dado España en los últimos años, y que pese a su juventud, ha sido protagonista de alguno de los momentos más interesantes en el panorama musical de la pasada década.

Desde que la urgencia juvenil le llevara a coger una guitarra como medio de expresión y esconder su timidez tras una melena rubia como miembro de Eliminator Jr, Nacho Vegas no ha cesado en su búsqueda por caminos antes no transitados, ya sea vía los grupos en los que ha militado, en las colaboraciones que junto a otros artistas ha llevado a cabo (Migala, Mus, Aroah, Diabologum o Corcobado) o en la relación natural que su música tiene con la pantalla, tanto grande como pequeña.

Años de agitación, en los que compañeros de generación aparecieron en forma de bocanada de aire fresco para dar una bofetada al anquilosado panorama pop, cargado de viejas glorias amarradas a su sillón.

Grupos como Los Planetas, Australian Blonde, Nosoträsh, Penélope Trip o Manta Ray, banda de la que Nacho Vegas fue miembro fundador y a la que imprimió su personal estilo, abriendo fronteras, abriendo puertas. Posteriormente y de manera paralela a su última etapa en Manta Ray, Nacho Vegas desarrolló su vena más lírica junto al poeta y director Ramón Lluis Bande en Diariu, dejando constancia de su orgullo por su procedencia geográfica.

Llevado por la necesidad de expresión Nacho Vegas dejó Manta Ray para bucear en su mundo interior, para presentarse en solitario, que no solo, para ofrecernos su compromiso con la sensibilidad y la sinceridad, para dar un nuevo enfoque a la figura del cantautor rock, para continuar su viaje.

Dylan, Cohen, Oldham, Drake, Van Zandt, Alfaro con permiso, Nacho Vegas se apunta al viaje, por supuesto, solo de ida.

WEB DE NACHO VEGAS

*******************************************

REMATE

Remate es un músico educado en la música clásica desde que llevaba pantalones cortos y calcetines largos. Su primer héroe fue una heroína, una enjuta profesora de piano bielorrusa, quien le enseño a tocar el piano durante horas sin que le doliesen las muñecas. El segundo héroe fue un profesor de guitarra surafricano de tupé ensortijado, que le inculcó la trascendencia de la postura si se ambiciona ser un buen guitarrista. Después de tanto prefacio se convirtió en el antihéroe Remate, un singer-songwriter sin límites: del folk al blues, del rock al gospel, del country al pop, siempre con la ambición de quien sabe que las influencias hay que merecérselas y el estilo es algo más que citar a otros estilistas.

Sus características principales son, además de tocar el piano sin que le duelan las muñecas ni los dedos de los pies y de adquirir una buena postura y/o desplante con la guitarra, cantar bien, a veces agudo y hasta serlo (in person). Algunos decían, sobre todo por su segundo disco, Ballads Don’t Change Things (2004), que en falsete. Ahora ya no parecía tanto un Ry Cooder borracho, o un beso con lengua entre J. J. Cale y Neil Young. En realidad, ya sonaba –cantando- tan arisco como Bob Dylan de cháchara en una biblioteca de pueblo. Y sí, hay que decir que últimamente, a partir de On Junk (2005), su tercer disco, tiene la voz entre la de Kurt Wagner (de Lambchop) y la de Wagner sin Kurt (sin duda tendría que tener una voz tan cavernosa como sus óperas). El proceso, desde luego, nos lleva hasta su fichaje por Acuarela, y a un proyecto tan audaz como agradecido.

No Land Recordings, su nuevo álbum doble de 25 canciones 25 está abarrotado de nubes de látex, alas gigantes, amor tóxico, dinosaurios, enemigos, caídas, tuertos, cantantes, cantantes tuertos, canciones que huyen, dolor en vano, gatitas y bellas damas, amor a primera vista, aullidos, luciérnagas, sombreros de hélice, TV shows, deportes, vocación, Superman, color de rosa, ruina, ternura, remiendos. ¿En qué campos crecen estás canciones? ¿Dónde venden sombreros de hélice? Enviado: De los apuntes gospel y segundas voces a los silencios. De los niños en el recreo a los destellos del omnichord y el pedal steel. El poso de sus canciones se extiende como una mancha púrpura.

Dividido en un disco bautizado como “Beetle” y otro como “Bird” estamos ante una obra de genio y personalidad deslumbrantes, un díptico de vasos comunicantes inundados por cierto líquido amargo o encadenado por un cordón umbilical de substancias recurrentes; libre albedrío, canciones que se apartan y grandes enemigos. Su morfología y sus dinámicas apuntan aún mucho más lejos que estas grabaciones, en las que ha colaborado la Loco Band, o sea, Paco Loco, Muni Camón y Pablo Errea, así como Carlos Toronado y Kike Pierrot de PAL, más la aportación especial de Gary Louris de los beneméritos Jayhawks.

Hemos oído que una chica se acercó a él y le susurró alargando las sílabas y marcando las pausas: “Remate… eres siniestro. Cierro los ojos y estoy en un película de David Lynch”. Hemos visto a otra llorando por algo que se le movió dentro y a otro agarrándose por dentro para no derrumbarse frente al piano que abre “Toxic love”. Comentan, y eso es seguro, que John Golden –ingeniero de sonido que ha trabajado con Sonic Youth o Chris Isaak- alabó el CARÁCTER (así en mayúsculas), de este trabajo. Y dicen incluso que una familia en horas bajas recorrió un centenar de kilómetros en la noche para escuchar sus canciones. Había niebla en la carretera perdida y, junto al volante, una brújula para desorientarse por GPS. Especie en extinción. Con maneras y lenguaje propios. Sobrado de humanidad (fe y locura), habitante único de No-land. Pase sin llamar.

WEB DE REMATE

DJ SOLSSESION invitado SUPERJUEZ.