LOS VENGADORES

Compartir
Apertura de puertas: 23-30
Precio de taquilla : 6 €
Venta anticipada: Taquilla

“Sí”, así de claro. Con una positivísima sencillez, inusual en estos tiempos torturados de la música, se presentan Los Vengadores: un sorprendente grupo de pop “de toda la vida” sin innecesarias florituras y con una calidad sónica más que notable. Llevan año y medio como Los Vengadores, tiempo suficiente como para patearse todos los escenarios de la capital y crear una legión de fans cada día más grande y enfervorizada. Los Vengadores, como los clásicos héroes de los tebeos de la Marvel, utilizan sus poderes sónicos para atraparte con sus canciones desde el primer instante que los escuchas. Su mejor poder: sus canciones. Hits que ensamblan sentimientos universales, pequeñas grandes historias de amor y desamor que ensalzan lo cotidiano. Porque Los Vengadores viven la realidad como los chicos normales, sin estridencias, sin poses innecesarias, con mucho sentido del humor y con un único fin: las canciones.
Coque (voz y cristalina guitarra), Iván (coros y bajo saltón), Pablo (coros y guitarra imponente), Dani (teclados mágicos) y Juan (contundente batería) son Los Vengadores.
Los Vengadores:
Pueden sonar a Maná, a Weezer, a Radio Futura, a los Counting Crows… sí.
Se han labrado un estilo reconocible por sí mismo, sí.
Son un grupo de verdad, sin disfraces, sin poses, sí.
Canciones como “Díme como salí de casa”, “Chico Normal” o “Vente al Edén” están llamadas a ser verdaderos himnos generacionales, sí.
Si eres de los que te gusta el pop redondo, sin complejos y directo, te encantarán, sí.
El primer álbum de Los Vengadores “Sí” está producido por dos grandes monstruos de las mesas de mezclas: Fernando Montesinos (productor entre otros de Pereza) y Nigel Walker (productor mágico de La Oreja de Van Gogh, El Canto del Loco o Coti). Sí, estos genios han ayudado a que las caniones de Los Vengadores sean todavía más grandes.
Los Vengadores: 5 chicos de verdad, viviendo una historia de ciencia ficción a la que, sin duda, siempre hay que decir que “SÍ”.