LOS MARTES AL SOL con COOPER

Compartir
Apertura de puertas: 22-00
Precio de taquilla : 12 €
Venta anticipada: 10 € anticipada en la red de Ticketmaster

Los Martes al Sol presenta a COOPER en formato acústico, tocando sus mejores temas y algunas de sus versiones favoritas. Será una ocasión única y especial.

Proyecto musical de Alex y sus amigos. La primera maqueta la graban Alex y Mario en el apartamento que éste último tenía en pleno Barrio Húmedo de León, una alegría para los fans de Alex y una pesadilla para las vecinas de Mario. Ocho temas entre los que se encuentra “Tecnicolor”, que Jesús Ordovás convirtió durante los primeros meses del año 2000 en sintonía de su “Diario Pop”. A finales de ese año, Elefant Records editaba “Fonorama” primer disco largo de Cooper. La gira de presentación de Fonorama consolida a Cooper como el mejor cuarteto de indie-pop de guitarras y armonías vocales del país, con Alex y Mario acompañados por la imagen shoegazer de Pablo y la fuerza de Ginés a la batería. 2002 es año de cambios: tras la marcha de Ginés, Alex se encierra a componer mientras Mario monta Feedback, su estudio de grabación. Aparece Antonio en escena, un viejo conocido de Pablo de su época en Fancy Sick, y desde entonces vuelven a ser inseparables. Alex decide que los eps son el formato perfecto para el grupo, y con Antonio a la batería graban “747” y “Cierra los Ojos”. Más conciertos y más giras: en Navidad del 2003 se van a Alemania con los Cheeks, tour que a la larga será el momento más dulce y divertido de toda su historia, tal y como refleja el tema “Munich”. Aparece “Oxidado” y más tarde “Retrovisor”, un álbum recopilatorio que incluye las mejores canciones grabadas por Cooper durante aquella irregular pero fructífera época. El éxito de “Retrovisor” en 2004 hace retornar a Cooper a la primera línea de la actualidad. Lamentablemente Pablo y su precioso Orange se van y entra el joven Dani, que ya toca con Mario en su otro proyecto RadioCrash. Mientras tanto la vida personal de Alex obliga a dejar en “suspenso” la actividad de la banda durante casi un año, pero las canciones no tardan en aparecer, llegan los “Días de Cine”. Antonio causa baja, pero para entonces nadie quiere parar así que se recluta a otro batería, Nacho, viejo conocido de los conciertos de Los Flechazos que acababa de grabar un álbum con The Winnerys. El paso se hace más regular, “Guárdame un Secreto” y “Lemon Pop” son de esta época. En 2009 se cumplian 25 años desde la primera maqueta que Alex grabara con Ópera Prima, y 10 años de las primeras canciones de Cooper. El tiempo todo lo calma, todo menos las ganas de hacer ruido.

ALEX

Más “activista musical” que músico (según definición propia), ALEJANDRO DIEZ GARÍN nace en Alicante en 1967, pero con tan sólo tres meses se traslada con su familia a San Sebastián, ciudad donde transcurrirá toda su infancia. El paso a la adolescencia le pilla con catorce años en León, tras haber vivido durante dos cursos a caballo entre San Sebastián y Madrid. Ya en León monta sus primeras bandas en el colegio, debutando con FBI en el 82. Más tarde entra a formar parte de un grupo de powerpop local, ÓPERA PRIMA, con el que llegó a grabar dos maquetas e incluso a aparecer en el programa de televisión nacional AUAMBABULUBA. Por entonces se sumerge en el “culto” mod y comienza a colaborar en programas de radio locales, en fanzines y a montar fiestas y conciertos. En el 86 funda LOS FLECHAZOS, grupo en el que ejerce de compositor cantante y guitarrista. La banda rápidamente ficharía por DRO, sello independiente de Madrid con el que editaron cinco Lps e infinidad de singles. Se suceden las giras por todo el país, que Alex compagina con sus estudios de Filología Inglesa y con sus otras actividades musicales: organización de los primeros Purple Weekends en su ciudad, de multitud de conciertos, edición del fanzine mod Pussycat, colaboraciones en varias revistas nacionales, y realización de varios programas de radio (El Club de la Cebolla y De Costa a Costa, ambos en la cadena COPE). Los noventa le pillan a Alex con el paso cambiado, su discográfica ha sido absorbida por una multinacional y su título de Inglés cría polvo en casa. Decide irse de DRO y empezar de nuevo en un sello independiente, pequeño pero sincero, Elefant Records. Los Flechazos actúan en el primer FIB y editan dos álbumes más, antes de separarse tras once años de carretera, discos editados hasta en Japón y giras por España, Alemania, Suiza e Inglaterra. El último concierto del grupo tendrá lugar durante un Purple Weekend, ya convertido en Festival Mod Internacional. Alex cuelga la guitarra, monta Chelsea (una tienda de música y ropa de segunda mano) y se dedica a disfrutar de su gran vicio: los discos de colección. Pero la cabra tira al monte, y en el año 2.000 aparece la primera referencia de su nuevo proyecto, COOPER. Desde entonces Cooper no ha parado: actuaciones en todos los festivales del país, una gira por Alemania, dos discos grandes y numerosos singles.