LOS HERMANOS DALTON presentando su último trabajo “Revolución”

Compartir
Apertura de puertas: 22:30
Venta anticipada: VENTA ANTICIPADA EN TICKETEA.COM

12 € Anticipada en:

nombre

¡Qué maravilla! La perseverancia tiene un premio. Hacer y hacer canciones y seguir luchando por un ideal. Llega el 23 de septiembre de 2014 y vuelven con una etiqueta, Wild Punk (que les viene como anillo al dedo) que les releva en su mundo autogestionado de edición de discos anteriores (“Esperando una señal” o “Sin moverte del sillón”) desde que se acabó su ligazón con Dro que fueron los patrones de pesca de aquellos jovenzuelos allá por los comienzos del territorio indie (o sea el 92).

Más de veinte años han pasado desde que nos deslumbraron unas “Luces de Hollywood” de cuando Los Hermanos Dalton reclamaban un papel en el mundo del power-pop o así de aquí. La lectura acelerada allá por finales de los 80 ́s de los libros de textos foráneos de Lemonheads, Teenage Funclub, Flamin Groovies, Paul Collins, Matthew Sweet, Neil Young, etc o incluso alguno de aquí (091) habían dado como consecuencia un estilo propio, personal e intransferible acuñado por los hermanos Gómez Oneto. Hace mucho que Josema, Carlos y Jesús saben lo que componen y cantan. En todo este tiempo les ha dado para dejar canciones (“Los latidos de siempre”, “El crimen del siglo”, “Ya están aquí”, “Sin dirección”, “Qué gran día”…..) de todos los colores y facturas. Han sido eléctricos y acústicos, power-pop y punk- pop, directos y pausados… Y no es sencillo ajustarse a todos los moldes.

Celebraron sus veinte años con un DVD puro fetiche y este álbum vigente es una continuación de aquel día grande en un marco incomparable de su casa gaditana de San Fernando, Y en ese paréntesis han girado en lugares escogidos (véase el homenaje a los 90 ́s de la sala El Sol de Madrid) y han comprobado como el club de fans sigue ahí jaleándoles.

Ahora llega “Revolución” y nos encontramos ante un tratado completo de las buenas artes de los tres hermanos. Desde la pieza que casi da nombre al disco (“vamos a empezar la revolución, no aguanto más”) hasta el final brillante en clave acústica de “Si no lo ves…” hay hueco para los pildorazos marca de la casa (“La venganza”, “Hacia el huracán” -que ya fue anticipo de lo que venía después meses atrás- o “Ni un truco más”), la aceleración punk de “La invitación”, la voz filtrada antes de que explote “Diamantes sin tallar”, las exquisitas armonías vocales de “Lo mejor está por llegar” o “Retomando el camino” y el toque sensible (quizás los títulos ya indican el camino) de “Ella” o “Tú y yo”. Y es que en los medios tiempos o casi baladas asimismo merecen nota alta. Y dejo premeditadamente para el final de estas líneas escritas por un amigo-fan-periodista con la canción-single que se ha transformado en imágenes (es el clip con más gente menuda que he visto en mucho tiempo) y que va a ayudar al lanzamiento de “Revolución”. No hay duda alguna de que “Se acabó la fiesta” es el ejemplo de canción “daltónica” por derecho.