LOS COYOTES PUNK-A-BILLY 80

Compartir
Apertura de puertas: 23-30
Precio de taquilla : 15€
Venta anticipada: 12 € Anticipada en ESCRIDISCOS

LOS COYOTES 80
“Entre 1980 y 1985, antes de inventar el rock latino con doce años de anticipación, los Coyotes eran el grupo más original y excitante de la Movida Madrileña. Como es natural, casi nadie se enteró. Dada su formación (guitarra, contrabajo y caja) y los tupés de Fernando Gilabert, los árbitros de la modernidad dieron por supuesto que se trataba de una versión local de los Straycats y los descartaron como “una banda de rockabilly”, para la que no podía haber un sitio de honor en un mundo de modernos con el pelo teñido que querían ser botes de Colón ni en un mundo de quinceañeras sentimentales dispuestas a suspirar con las canciones de los Secretos y Nacha Pop. Para colmo, los teddies que acudían a sus conciertos descubrían con indignación que los Coyotes no cantaban Be-bop-a-lula. Eran un caso perdido.”
Juanma Ibeas

Victor Coyote, Fernando Coyote y Carlos Mirat (Actual batería de Victor Coyote) se reúnen para dar un excepcional concierto en la Sala El Sol, tocando exclusivamente el repertorio Punk-a-billy de la época 80-84.
Esta insólita reunión fue posible gracias al empeño de Munster Records, que con moitivo de la salida al mercado del Vinilo de 10

La trayectoria musical de Victor Coyote es larga. Empezó en los años 80, el momento en que estallaba la "Movida madrileña". Los Coyotes, el grupo del inquieto Víctor, se hicieron muy conocidos en la escena "punkabilly" de la época, para, tres años después, destrozar esa reputación a base de ritmos latinos y teorías panamericanistas. En esa étapa de su carrera, adelantó un ideario musical que luego harían triunfar otros artistas, aderezado de "horterismo con clase" en unos casos o de "compromiso político-turístico" en otros. De ésta época son sus éxitos menores "Cien guitarras" o "Esta Noche me Voy a bailar". Los Coyotes se disolvieron en el año 1991 y Victor comenzó una carrera en solitario caracterizada por lo que ya había defendido en el grupo: la incoherencia musical mas coherente. Esto es, intentar no aburrir al público e intentar a la vez que el público se mueva para seguir sus piruetas, cambios de dirección, o aceleraciones. Todo esto hace que la carrera musical de El Coyote no sea homogénea. Su carrera en solitario incluye un disco que mezcla el funk con el espíritu del Brasil Nordestino (Lo bueno dentro) un experimento Electrorock con contrabajo (Lucha de migajas) y un mini CD de excelentes canciones Powerpop, mas propio de un grupo que de un solista (¿A qué viene ahora silbar?). Lo próximo que prepara Víctor es un disco intimista, dramático, descreído, y de "no-folk" que se llamará -probablemente- "CANTAR DESTRUYE".