LORI MEYERS + SIN RUMBO + LO NUNCA DICHO (Gira MYSPACE)

Compartir
Apertura de puertas: 22-30
Precio de taquilla : -
Venta anticipada: Invitaciones en Myspace

LORI MEYERS

CRONOLÁNEA

“Por qué todo es tan difícil con lo fácil que es”
(Copa para dos)

Así comienza la canción que cierra Cronolánea, el tercer disco de Lori Meyers. Jugando con la frase, da la impresión de que el grupo granadino hace que todo suene fácil, y no lo es tanto. Aún les falta una eternidad para llegar a los 30, pero tienen un aplomo increíble para escribir canciones pop con imperdible. No les estoy llamando punks, me refiero a esa capacidad para componer melodías que no se olvidan fácilmente y cantarlas con armonías inoxidables. Prueba, prueba a escuchar el estribillo de Copa para dos: es difícil deshacerse de él.

Para llegar hasta el disco que han decidido llamar Cronolánea (palabra compuesta de fragmentos de otras dos, adivina cuáles…) han tenido que pasar varias cosas. Sobre todo, han tenido que pasar dos años de recapitulación, de “frutos secos y cervezas para ser feliz”, como canta Noni en Cúmulo de propósitos. Esta vuelta a las viejas costumbres era necesaria después de una temporada huracanada marcada por dos sorprendentes elepés (Viaje de estudios, de 2002 y Hostal Pimodán, de 2005), docenas de conciertos y alguna mala experiencia que es mejor no recordar. “Hemos estado dos años descansando, recuperando la vida social, pensando en el futuro y componiendo”, cuenta Noni, que se ríe contestando afirmativamente ante la sugerencia de que el sofá y la consola de videojuegos que aparecen en la portada que ha dibujado Vanesa Zafra han debido de ser dos elementos muy usados en estos dos años.

Cuando se le pregunta a Noni que han estado escuchando últimamente salen nombres como Frank Sinatra, Los Módulos, Bobby Vee, Beach Boys o Vinícius de Moraes. Curiosa mezcla: PlayStation y música artesanal de una era pretecnológica. Debe de ser por esa ambivalencia entre lo retro y lo moderno que Lori Meyers son capaces de calzar inocentes armonías vocales entre guitarrazos cósmicos en Luces de neón o pervertir con electrónica una balada beatleliana como Transiberiano (perdón por la digresión, pero al escucharla ya estoy viendo el vídeo: Noni, de traje blanco, tocando un piano de cola del mismo color, al estilo Imagine de Lennon…). Volvemos a lo mismo una vez más: hacer fácil lo difícil. Tampoco ha sido complicado sumar otra voz a la de Noni, pues Alejandro, guitarrista, canta en tres de las canciones, algo asumido con total naturalidad: “Creemos que quien compone el tema tiene un sentimiento especial para cantarlo”.

Y llegaron al momento de grabar. Lori Meyers hacen gala de tener las cosas claras. ¿El estudio? “Uno cómodo y cercano”. ¿Los hombres tras la mesa de mezclas? “Los que nos pudieran sacar un sonido muy americano”. Así llegaron en octubre de 2007 a los estudios Gismo 7, en Motril, localidad costera a 70 kilómetros de Granada, para grabar con el productor Ken Coomer, cuyo pedigrí en el rock norteamericano está bien certificado tras tocar la batería en Uncle Tupelo y Wilco. “Pero no ha sido sólo Ken”, aclara rápidamente Noni: “Ha sido también el ingeniero de sonido Charlie Brocco, importantísimo. Les hemos sacado más partido del que creíamos”. Fueron 20 intensos días en Motril, por supuesto sin ver la playa… “Como un Gran Hermano, pero trabajando”, bromea Noni: “Todo el mundo estaba en el mismo rollo, enfocado al disco, a piñón”.

Cronolánea es el resultado de esos dos años y 20 días, un álbum que no supone un giro radical ni nada parecido, sino la cristalización del estilo Lori Meyers, un escalón más en el viaje que empezaron en Loja (Granada), hace ya más años de los que podría delatar su edad, Sergio, Alfredo, Alejandro y Noni. ¿Sus apellidos? No son necesarios: “Preferimos que no se sepa mucho del grupo”. Queda claro, ahí están las canciones. Con lo fácil que es.

DARÍO MANRIQUE NÚÑEZ

Alta Fidelidad – “Cabeza” – Lori Meyers

Luces de Neón – Lori Meyers

LORI MEYERS EN MYSPACE

LORI MEYERS WEB OFICIAL

——————————————-

SIN RUMBO

El 22 de abril de 2008 se presenta una nueva banda de rock. Nombre: Sin Rumbo. Álbum: Hablamos después… Primer single: Morir con flequillo. Son cuatro chavales madrileños de 18 y 19 años que se lo llevan currando mucho tiempo en el local de ensayo: Sergio (voz y bajo), Víctor (guitarra), Pablo (guitarra) y Jaime (batería). Energía, frescura y descaro. “El disco suena a lo que somos, sin florituras”, dice una banda en la que todos hablan, todos componen, todos muestran el mismo atrevimiento, ilusión y desparpajo. Sin Rumbo es el reflejo de una nueva generación rock que llega para tomar el relevo de los consagrados, feliz de empezar desde cero. “Y podrá haber disturbios, y podrá haber imperios cayendo, que a la juventud en la calle no le importan los días de crisis ni malos tiempos” canta Sin Rumbo en la canción Morir con flequillo, el primer single de Hablamos después…, un álbum producido por esa garantía llamada Nigel Walker y que se lanza a través de Manicomio Records, el sello creado por Dani Martín y David Otero, de El Canto del Loco. “Todos han valorado nuestra actitud. Dicen que tenemos algo que buscaban, ideas frescas, arriesgadas”, afirma la banda que se muestra como una piña. “Nigel quería que sonásemos como en el local de ensayo y el disco está grabado con todos tocando a la vez, en plan garaje”. El resultado son las 11 canciones de un álbum sorprendente por su poderío en las músicas, su carácter en las letras y su vocación de decir cosas bien dichas. La historia de Sin Rumbo no es la de cuatro músicos que publican su primer álbum por su cara bonita. Todo empezó cuando Sergio y Víctor comenzaron a ensayar en verano de 2003. “En las navidades de 2004 ya la cosa iba más en serio. Antes simplemente estábamos aprendiendo a tocar juntos”, dicen. Tras la incorporación de Pablo, pronto comenzaron los conciertos en institutos y locales de amigos, hasta que… “En verano de 2005 nos clasificamos en un concurso de grupos en Colmenar Viejo. Acabábamos de grabar en casa una maqueta con seis canciones y pasar a la final fue muy importante para nosotros”. Poco después, en enero de 2006, Sin Rumbo dio su primer concierto importante en la sala La Sal de Madrid. “No fue fácil porque sólo teníamos 16 años y la entrada era para mayores de 18. Empezamos a ver a otros grupos en directo, a coger personalidad. Hacíamos canciones nuestras y versiones de El Canto del Loco, Pereza, Piratas, Habitación Roja, Platero y Tú…”. En abril de 2006 llegó otra maqueta. “Ésta era de verdad. Hasta tenía título: Otra realidad. Tenía seis canciones: Seré feliz, Las chicas malas vuelven a Madrid, Gigante brutal, Aquella calle, A mi alrededor, Éxtasis… Están en el álbum, aunque han cambiado bastante”. Fue en aquella época cuando la banda conoció a Jaime, que poco después se haría cargo de las baquetas. “Nuestro primer batería, Eduardo, no podía seguir porque se iba a estudiar a Estados Unidos y llamamos a la academia de Pepe Sánchez [mítico batería español], donde estudiaba Jaime”. “El primer día que les conocí les dije: “Vais a triunfar seguro”, dice Jaime, el mayor de la banda, que había tocado en otros grupos, era fan de Red Hot Chili Peppers y estudiaba Comunicación Audiovisual. Y se metió a saco, la banda se convirtió en una piña y en el verano de 2006 los cuatro decidieron mirar de frente al rock and roll de manera definitiva. ¿Y el nombre? “Es Sin Rumbo porque nada de lo que sale lo esperamos. Es como la personalidad de los cuatro”. Sin Rumbo continuó haciendo el periplo de clubes, ya por toda España, en solitario o teloneando a bandas como Seguridad Social y Tam Tam Go!, y empapándose de música británica y americana: Strokes, Arctic Monkeys, Mando Diao, clásicos como Oasis… “Empezamos a cobrar, a ser conocidos en el circuito gracias a MySpace, que ha sido fundamental para nosotros. Tocábamos en Valencia y la gente se sabía las canciones. Por primera vez, sentimos lo que es una gira y la vuelta al instituto, a la vida normal, fue dura, así que decidimos centrarnos en preparar canciones para grabar un disco pagado por nosotros”. Cuatro meses estuvo Sin Rumbo preparando la grabación. Canciones con letras de Sergio y Víctor y música de los cuatro. En la mitad de la grabación, Jaime se incorporó definitivamente a la banda. Sin Rumbo estaba al completo y “desde entonces no ha habido dos días seguidos que no hayamos estados juntos. Somos una familia, como novios que siempre están pensando en la música”. Pero la vida te da sorpresas y las canciones llegaron a manos de Dani Martín y David Otero, que tenían la intención de crear un sello discográfico para lanzar artistas. Parece que gustaron, porque inmediatamente se acercaron al estudio donde estaba grabando Sin Rumbo. “Nos dijeron que buscaban un grupo para su sello, respetando sus ideas en las canciones, en la imagen, en los vídeos… Y nos mudamos al local de ensayo de El Canto del Loco para preparar Hablamos después… con Nigel Walker como productor”. No hay muchas bandas debutantes que puedan presumir de estrenarse con Nigel Walker en la producción. Su experiencia y éxitos con artistas como El Canto del Loco, Pereza, Los Rodríguez, Antonio Vega, La Oreja de Van Gogh, Hombres G, Coti, M-Clan o Sexy Sadie, entre muchos otros, asegura frescura, poderío y un excelente sonido. “Nigel no quiso escuchar las maquetas. Cuando vino al local estábamos acojonados. No dijo gran cosa porque, aunque se involucra mucho, nunca quiere imponer sus ideas. A las dos semanas de trabajar con él, sabíamos que habíamos tenido mucha suerte”. Después de ensayar todo el verano de 2007, Sin Rumbo comenzó la grabación de Hablamos después… el 8 de octubre del pasado año en Madrid, con Bori Alarcón como ingeniero de sonido. “Nos lo hemos currado. Suena muy bien y distinto”, dice Víctor. “No paro de escucharlo”, afirma Sergio”. “Tenemos ganas de que salga para ver la respuesta de la gente”, continúa Jaime. “Si alguien nos quiere conocer, que lo escuche”, remata Pablo. Han sido muchas horas puliendo canciones, con dificultades para seguir el ritmo en sus estudios de Filosofía (Sergio), Telecomunicación (Pablo), Magisterio Musical (Víctor) y Comunicación Audiovisual (Jaime). Pero Sin Rumbo es fiel a la declaración de principios que refleja la letra de la canción Morir con flequillo, primer single del álbum: “Ser viejo no es más que tener resaca de cuando tenías 20 años”. Y al grito de ahora o nunca han viajado por primera vez a Londres para grabar el videoclip en las calles del barrio de Camden y en un pub con ambiente de concierto en directo, mientras esperan el 22 de abril la publicación de su primer álbum. Es el debut de una banda que destila puro power pop en 11 canciones que son otras tantas historias que ellos mismos nos cuentan. Sin Rumbo y sus canciones Noche eléctrica “Sentirse especial, sentirse diferente… Esta canción habla de nosotros, de nuestra historia, de cómo el grupo y lo que compartimos nos ha hecho ser como somos y querer llevar un estilo de vida algo distinto. Habla de lo que nos ha afectado Sin Rumbo, el hecho de tener una banda en el momento de dirigir nuestra vida”. Morir con flequillo “Juventud, rebeldía, desencanto, energía, frustración y amor por la vida… Habla de un personaje en el que nos podemos vernos reflejados a la hora de querer cambiar el mundo y ser conscientes de que es casi imposible. Habla de la sensación de ser joven y estar en un momento clave, reconociendo que para encontrar tu modo de vida tienes que perderte mucho”. A mi alrededor “Trata de cómo alguien se da cuenta de que el mundo en general está fatal, lleno de depresión y egoísmo, y lo hace odiando con todas sus fuerzas lo que hace que el mundo funcione mal, dándose cuenta de que él no es nadie entre tanta miseria”. Gigante brutal “Es una historia sobre alguien que ha triunfado en su vida y que ese mismo éxito, por motivos de drogas, incomprensión o pérdida de noción de la realidad, ha hecho que sea una persona que no sepa ni lo que quiere. Todo visto desde el punto de vista de una segunda persona que le quiere ayudar, que se necesitan mutuamente y ambos no saben como reaccionar. Un aviso por lo que nos pueda pasar a nosotros mismos en el futuro…”. Éxtasis “Fiesta, descontrol, rock and roll, nada de normas…. Nuestra parte menos reflexiva y más loca, más psicodélica, más en contacto con la noche y todo lo que conlleva. Habla de nuestro gusto por la diversión y la sensación de estar muy lejos de lo incómodo, de lo que no nos gusta y que nos ha hecho estar mal en otros momentos. Es como una especie de revancha de lo que nos impidió estar alegres en su día”. Las chicas tristes vuelven a Madrid “Madrid, sus calles, lo que nos hace sentir…. Nos sentimos muy arraigados a Madrid y por eso hicimos una canción que hablara de la ciudad y de cómo se le puede llegar a echar de menos. Sin duda, nuestro lugar es Madrid y lo reflejamos en la historia de una chica que, tras mucho tiempo, vuelve a la ciudad y se siente rara por haber estado tanto tiempo sin pasear y contemplarla”. Seré feliz “Inicios, primeros intentos por componer, primer contacto con la música y el público, la primera canción. Ilusión porque habla de todo lo que pensábamos cuando nos unimos, decidimos empezar este sueño y el momento en el que sucedió. En el fondo quiere decir que nadie puede llegar a ser realmente feliz, siempre habrá cosas que lo impidan, pero aún así por inercia buscaremos nuestro sitio. Es la canción más puramente pop que tenemos”. Tirado en el suelo “Habla del lado oscuro del amor, de la incomunicación, la incomprensión, querer a alguien y no poder demostrárselo como te gustaría, intentar abarcar todo por igual cuando es imposible. La frustración provocada por tener una personalidad complicada que te hace ser de una forma que los que te quieren no entienden”. Lluvia “Amor prohibido, políticamente incorrecto, sueños difíciles de alcanzar, sexo, pasión, estar orgulloso por no estar cuerdo, sentimientos difíciles de asimilar y comprender… Es la historia de dos locos que se escapan una noche sin que lo sepa nadie y la pasan juntos mientas llueve”. Aquella calle “Es el cambio de una relación a otra y como esa persona, tras pasarlo mal, coge fuerza y confianza y quiere afrontar el futuro asumiendo lo que siente y siendo responsable con la nueva etapa que tiene por delante”. En mitad de una caída “Es nuestra parte más romántica. La canción habla de quedarse en tierra de nadie, estar buscando continuamente cierta estabilidad y no encontrarla, sentir que el mundo es demasiado grande como para entenderlo y que el único remedio es andar y dejar que tus emociones salgan a la luz”.

Sin Rumbo en directo junto a Dani Martin

SIN RUMBO EN MYSPACE

SIN RUMBO WEB OFICIAL

——————————————-

LO NUNCA DICHO

La historia de este grupo comienza a principios de 2007, cuando Ángel deja su grupo “Piss on You”, tras una experiencia de 3 años de música y conciertos. A partir de ese momento empieza a buscar gente para formar un nuevo grupo, que seguiría más o menos la estela de su anterior banda. Unos meses antes, Ángel había conocido a Álvaro, ya que van a la misma clase en la universidad, y congenian desde un primer momento, debido a la similitud de sus gustos musicales. Con la sección de guitarras acabada, Ángel y Álvaro comienzan la tarea más difícil: la busqueda de un bajista y un batería. Ahí es cuando aparecen Carlos e Iván. Carlos, que había dejado su grupo unos días antes, y tras un par de días de pruebas, pasa a formar parte. Días más tarde lo haría Iván, y con ellos, el grupo ya estaría acabado.

Desde ese momento emprenden sus primeros proyectos, ensayando y programando conciertos por toda la comunidad de Madrid, en el que compartirían cartel con grupos contrastados.

Ese mismo verano deciden empezar a grabar las canciones que formarían parte de su primer CD, que contendiene 8 canciones, y que saldría a la venta el 25 de marzo de 2008, editado por el sello independiente “Flor y Nata Records”.

A partir de ese momento comienzan a promocionar su disco por los medios de comunicación, realizando entrevistas en OndaMadrid, Cadena Ser, Intereconomía, Loka Magazine y un largo etcétera. También comienzan a presentar su primer CD por las salas más importantes de la Comunidad de Madrid y participan en importantes festivales. Esta gira continuará visitando las ciudades más importantes de España en los meses de octubre, noviembre y diciembre de 2008, antes de comenzar con la grabación de su segundo disco.

LO NUNCA DICHO EN MYSPACE