LA MARAVILLOSA ORQUESTA DEL ALCOHOL + PÁJARO (Acústico)

Compartir
Apertura de puertas: 22:30
Venta anticipada: VENTA ANTICIPADA EN TICKETEA.COM

6 € Anticipada (9 € con CD) en:

nombre

La Maravillosa Orquesta del Alcohol es un original sexteto que mezcla música acústica e instrumentos como acordeón, banjo, mandolina y saxofón. Con un sonido que bebe del folk, el blues, el country y el rock & roll, esta banda burgalesa (también conocidos como La M.O.D.A.) lleva 2 años y medio sin parar de hacer canciones y actuar por todo el país: en festivales, como teloneros de artistas internacionales (Dropkick Murphys, Frank Turner), en salas, bares o en la calle.


Tras casi 90 conciertos y dos Ep’s, La M.O.D.A. publica este otoño su primer LP ‘¿Quién nos va a salvar?’ grabado y mezclado por Kaki Arkarazo (Gárate Estudios), producido por Diego Galaz (Mastretta, La Musgaña) y masterizado en Nueva York por Greg Calbi (Bon Iver, Bruce Springsteen), además de contar con Quique González como invitado.

Aunque la banda ya ha actuado en Madrid en varias ocasiones (Sol, Ritmo & Compás, Rock Kitchen, final Rock Villa de Madrid 2013…) es una noche muy especial para el grupo, por lo que la velada contará con un invitado de lujo: Andrés Herrera ‘Pajaro’, mítico guitarrista sevillano, que en 2012 firmó uno de los discos del año para crítica y público, ‘Santa Leone’, y que será el encargado de abrir la noche en formato de dúo acústico.

PÁJARO
SANTA LEONE

La Sevilla de Pájaro es más la del río Betis que la del Guadalquivir, más de Itálica que de Giralda, más de Escipión que de Muza. El remanente romano empatiza con el gusto del artista por la Italia de Adriano Celentano, de Sergio Leone, de Ennio Morricone. Su pasado como guitarrista ineludible de la escena rockera sevillana, en una época en la que, con toda naturalidad, se podía rendir pleitesía a Elvis y a la Virgen de la Macarena el mismo día y a la misma hora, ha dejado tal poso en su genio, que basta oír el single Las criaturas / Santa Leone para darnos cuenta de que no puede haber más espontaneidad en cómo se mezclan en el aire las ondas de una frenética guitarra surfera con las de una corneta procesional de Semana Santa sevillana, o unos acordes de jazz a lo Djiango Reinhardt con unos versos de San Juan de la Cruz.

Y es que, para Pájaro, Sevilla, Texas, Nápoles, Nueva Orleans, Roma, Almería o Memphis se huelen desde su ventana. Y el rock’n’roll, el blues, el surf, el swing, la saeta, la tarantela o el spaghetti western suenan como una misma cosa cada vez que pone los dedos en las cuerdas de su guitarra. Así, la magia surge de convertir en posible lo imposible para que la belleza —que es algo que no existe— esté.