LA MALA RODRIGUEZ

Compartir
Apertura de puertas: 22-00
Precio de taquilla : inv.

Mala Rodriguez es muy buena. Estamos tan necesitados de personajes con carisma, con personalidad, en el mundo de la música española que su presencia indomable, irreducible y desquiciante es ya de por si como huracán refrescante. Alguien que recoloca las ideas. Que agite nuestros sentidos y estimule nuestra fe en la música. En eso que solo los que amamos la música podemos descifrar. Esa mezcla de pasiones, de sentimientos, lo que eleva nuestros espíritus, nos estremece, nos sorprende o nos noquea emocionalmente. Entre tanto producto, como hay ahora en la música pop, la Mala es lo mejor.
Mala comenzó su carrera discográfica como un elefante en la tienda de vajillas. Pendientes de las novedades que traía el mundo del rap, esta sevillana descarada apareció en los mejores sitios del hip-hop nacional. Y a todos los altero. Para lo bueno, y, dicen, también para lo malo. Edito Yo marco el minuto, y luego preparo su debut con el titulo de Lujo Ibérico. Un disco sustancioso con canciones desbordantes. Así se convirtió en el escándalo del panorama independiente. Mala rapea de una manera diferente. Juega sin miedo con las palabras, y de forma natural con los ritmos de la calle. De nuestras calles, no de las americanas que salen por la tele. El resultado fue un disco increíble. Luego Mala empezó a sorprender con sus conciertos. Algunos memorables. La tensión del contacto con el publico es una experiencia inolvidable.
Después del estridente maxi La Niña que publico antes del verano, llega ahora Alevosía. Su nuevo álbum. Pudiera decirse que ha tardado tres años en terminarlo. Son las cuentas entre uno y otro álbum. En este tiempo ha colaborado en obras ajenas, ha dado muchas actuaciones, ha vivido y ha angustiado a algunos, ha ido componiendo y preparando el repertorio de un disco que resume en sus canciones los sabores propios de su mundo. Que refleja su descaro y que alimenta su leyenda. El disco tiene un sonido extraordinario, grabado aquí, mezclado en Nueva York. Hecho con colaboraciones que resumen lo mejor del rap español. Tiene letras hirientes para puritanos, interpretadas con la arrogancia y la complicidad necesarias. Un lujo, con alevosía.
En una de las canciones del albúm, en Ultima, Mala dice “estoy preparada para ti, ¿estas preparado para mi?”. Es cuestión de pasión y verdad. Abstenerse miedosos y conformistas.

TOMAS FDO. FLORES

FOTOS ACTUACION 25 ANIVERSARIO



CRÓNICA CONCIERTO LA MALA

Lujo y riesgo con La Mala

Con sólo dos discos, La Mala Rodríguez va tan sobrada que hasta se ha quitado el apellido. ‘Lujo ibérico’ y ‘Alevosía’ son dos de los trabajos más personales y acertados que ha dado la escena hip hop en España. “Me lo estoy currando, yo soy una mujer de recursos”, canta La Mala María Rodríguez en ‘Yo marco del minuto’ (canción que puedes escuchar en este mismo especial). Sus recursos: autenticidad, verdad y talento.



Fue La Mala –ya sin Rodríguez- la antepenúltima invitada al 25 aniversario de la Sala El Sol y Radio 3. Pese a ser un martes por la noche, la popular sala madrileña se llenó hasta la bandera para presenciar el directo de la sevillana. Venía en forma la rapera, después de una contundente gira otoñal y de haber debutado en Estados Unidos (Los Ángeles y San Francisco) en verano.



Le acompañaron Jota Mayúscula a los platos y Kultama a la voz, apoyados por una guitarra, la percusión y una esporádica (y frenética) bailarina que de vez en cuando se subía al escenario para deleitar al personal con sus movimientos espasmódicos. Habría algún que otro invitado durante el concierto, como Chulito Camacho, que compartió micro con la Mala.



Fue un concierto intenso y potente. La Mala tiene en el escenario esa pose de salvaje contenida que le da a sus conciertos un tono provocador y arriesgado. Por otro lado, la amable presencia de Kultama alivia la desasosegante presencia de La Mala, vestida de colegiala con dos inacabables coletas colgando a los lados.



En clave hip hop, se dieron en El Sol los ingredientes de todo gran concierto. Pero cuando la gente cantaba a coro o cuando La Mala se metía entre el público para cantar no sonaba aquello a pastiche manido y recurrente, sino que realmente así crecía el recital. Un concierto que fue de menos a más y se extendió mucho más allá de la hora que retransmite Radio 3 en directo.



“Este público es una mierda”, gritaba La Mala cuando pedía “ruiiiiiiiiiiidooooo” y el público no alcanzaba el nivel de decibelios requerido por la artista. Gritaba más el respetable para tapar la voz de la cantante en temas como ‘La cocinera’, ‘La Niña’ o el espectacular ‘Tengo un trato’ en las postrimerías del recital. Cantó La Mala y nos lo creímos. Por ahí va bien el hip hop de aquí.



Por: Jesús Miguel Marcos (Heineken.es)