KING YELLOWMAN & THE SAGITTARIUS BAND

Compartir
Apertura de puertas: 22-00
Precio de taquilla : 22€
Venta anticipada: Anticipada 18 €www.ticktackticket.com// Teleentrada en “Upbeat”(Espíritu Santo, 11)

Yellowman, es la primera superestrella del dancehall en Jamaica que marcó el inicio de una nueva era en la música reggae después de la muerte de Bob Marley.
Yellowman, negro albino (“dundus”en jamaicano) que vivió su infancia en el orfanato, y fue capaz de ganarse el respeto de Jamaica través de su lírica, divertida y audaz, fue el primer artista dancehall nominado a los premios Grammy, el primer artista dancehall que colaboró con artistas de rap, y fue el primer artista dancehall que apareció en el libro Guinness por la mayor cantidad de álbumes editados en un año. Además, fue el primer artista dancehall al que le dieron la llave a la ciudad de Fort Lauderdale (Florida USA). Por todas estas razones es sin duda el “King of the Dancehall”

La performance de King Yellowman se caracteriza por ser extremadamente vigorosa y sobre el escenario demuestra una energía ilimitada. Ha logrado perdurar en el tiempo y continúa entreteniendo a las nuevas generaciones arrasando allá por donde pasa .
Desde su último paso por la Peninsula en 2005, regresa de la mano de Radiation Tours y Roots & Vibes, con un recopilatorio de todos sus grandes éxitos desde los 80 y acompañado de su banda habitual, “The Sagittarius band”, haciendo tres únicas paradas en el Kafe Antzoki, formando parte del Festival BUM de Bilbao, en la sala Apolo Bcn y en la SALA SOL de Madrid que prometen ser un éxito rotundo.

Su éxito en los primeros años de la década del 80 llevo la popularidad del “toasting” –equivalente al rapeo en el reggae- a un nivel totalmente diferente y ayudó a establecer al dancehall como la ola del futuro. Para bien o para mal optimizó la preferencia de este estilo de música por líricas “slack”, que poseen como contenido primordial: la violencia, sexismo… etc. Su fuerte es la sexualidad gráfica, llegando a niveles explícitos nunca antes escuchados en Jamaica. Esto trajo como consecuencia un gran número de detractores, pero a su vez al ser tan controversial fue una de las razones por las cuales tuvo una temprana popularidad.
Su transformación de paria intocable a sex symbol fue asombrosa, la cual no hubiera sido posible sin el libertinaje que lo caracteriza.
A finales de los 80’s su lucha contra el cáncer lo impulsó a transitar un territorio de conciencia social, pero su estilo inicial continua vigente pavimentando el camino para incontables dancehall toasters.
Yellowman nació como Winston Foster en Negril, Jamaica, en 1959. Desde muy pequeño fue objeto de abuso y discriminación debido a su albinismo. Creció en un orfanato en Kingston con la música como única compañía. Yellowman dice que: “La música no era solamente algo para aliviar mi dolor, yo nací para hacer música. De pequeño me gustaba mucho Elvis. Yo crecí escuchándolo a él y a Neil Diamond en la radio, su música fue una inspiración para mi.”
Influenciado por DJs como U-Roy, comenzó a practicar y al poco tiempo consiguió un trabajo con el “Gemini Sound System” como un DJ sustituto. “Recuerdo cuando me discriminaban en el dancehall. En los shows se acostumbra a pasar el micrófono de mano en mano, cuando me tocaba a mi pasarlo cubrían el micrófono con un pañuelo. Creo que eso se puede llamar menosprecio” recuerda el DJ.
Haciéndose llamar Yellowman y vistiendo un traje amarillo, animaba sus líricas con chistes acerca de su color de piel y con extravagantes historias acerca de sus conquistas sexuales.
En 1979 ganó un concurso de talentos llamado “Tastee Talent Contest”, y gracias a su habilidad de manejar el ritmo y de excitar multitudes se convirtió en un hit instantáneo en Jamaica. “Antes del concurso, yo iba a ver a ver a productores como Joe Gibss, Studio One y Channel One, tratando de llamar su atención para que me escuchen, pero ninguno de ellos estaban interesados. Después de que me fue tan bien en el concurso, la historia cambio y fueron ellos los que me vinieron a buscar a mi.”

Yellowman editó prolíficamente en los comienzos de las década del 80, a tal punto que había más de 40 singles suyos en el mercado jamaicano. Su primer álbum, “Them Mad Over Me”, se grabo en los estudios Channel One en el año 1981, el cual contaba con el hit “Me Kill Barnie”, como una respuesta a la canción de Lone Ranger´s “Barnabas Collins”; y con hits como “Operation Eradication” y “Shorties”. Peter Tosh condenó a éste último como una canción degradante para las mujeres.
A pesar del éxito que consiguió con este álbum, Yellowman logró posicionarse como uno de los dancehall DJs mas importantes cuando comenzó a grabar con el productor de dancehall Henry “Junjo” Lawes. El 1982 “Mister Yellowman” grabado con el sello Greensleeves, fue editado no solo para Jamaica sino también para el Reino Unido y Estados Unidos, lo cual le permitió adentrarse a nuevos mercados, y en la actualidad éste álbum sigue siendo aclamado como su mejor trabajo.
El álbum cuenta con varias canciones que luego fueron hits en Jamaica como “Yellowman Getting Married” (una reescritura de la canción “I´m getting married tomorrow” de la obra de teatro “My Fair Lady”), una mezcla salvaje que promociona al DJ como un esposo perfecto; y su aflicción en “Lost Mi Love” está dispuesta por el hecho de que su amor se fugo con un DJ, que es precisamente el destino que Yellowman planea para su público femenino.
En 1983 editó el álbum Zungguzungguguzungguzeng con el sello discografico CBS, acompañado de la banda “Roots Radics and The Hi-Times Band” y cuenta con la colaboración de Fathead en seis de los dieciocho temas que componen el álbum, entre las cuales se encuentran: “Who Can Make the Dance Ram” es una reescritura de la canción the Sammy Davis JR “The Candyman”; “Take Me To Jamaica”, en donde el DJ expone la belleza inigualable de las mujeres jamaicanas (quienes, como ya sabemos por canciones anteriores, desean desesperadamente al maravilloso Yellowman) y “The Good, The Bad & The Ugly”, una canción que cuenta y retrata como es la vida en un ghetto.
Un año después, 1984 edito “King Yellowman” en el que jugó con diferentes estilos que van desde sus tradicionales líricas slack, pasando por R&B y pop, incluyendo covers de “Sea Cruise” y “Take Me Home Country Roads”. Consecutivamente con el sello Shanachie edito “Nobody Move Nobody Get Hurt” (1984), “Galong Galong Galong” (1985), “Going To Chapel” (1986) y “Don´t Burn It Down” (1987), en el que Yellowman comenzó a ahondar en temas con un tinte social como “Stop Beat Woman” en donde condena la violencia domestica, “Don´t Burn It Down”, himno en donde está en contra de la quema de plantaciones de marihuana y “Free Africa” donde critica la segregación racial. Al mismo tiempo le fue diagnosticado un cáncer de mandíbula y garganta del cual afortunadamente se recupero. “Un doctor me dijo que me quedaban seis meses de vida… y eso fue en 1986.” “Mi enfermedad no me afectó las cuerdas vocales, pero tuve que operarme someterme a quimioterapia para curarme el cáncer. Nunca tuve dudas acerca de volver a presentarme en vivo, porque una vez que recuperara mi vida, yo sabía que todo lo demás iba a estar bien. Yo sabía que el Señor me iba a ayudar”, reconoce.
Luego de un período de ausencia a causa de las operaciones sufridas, Yellowman relanzó su carrera con el hit “Fat Domino” cover de la canción “Blueberry Hill”; y cambió de sello discográfico, firmó contrato con RAS Label para grabar el álbum “Yellow Like Cheese” en el año 1987 de la mano del productor Phillip “Fatis” Burrell.
La carrera de Yellowman continuó de manera rápida, así como sus alardes sexuales se hacían más desagradables y desaseados. Su popularidad en 1985 había declinado, en parte debido a su material poco consistente y también en parte a que habían comenzado a emerger una legión de nuevos artistas, muchos de los cuales volvieron sobre la pista de su material viejo para inspiración. Sin embargo las cosas cambiaron, ya que a comienzos de los años 90 le fue diagnosticado cáncer en la piel. Sacudido por su segundo diagnostico, Yellowman cambio su acercamiento a la música y comenzó a avocarse exclusivamente a temas sociales y espirituales.
El álbum “Prayer” en el año 1994 fue el primer intento en esa nueva dirección. En una entrevista Yellowman explicó a que se debe ese cambio radical en su música: “Yo pienso que estaba cambiando debido a una combinación entre mis problemas de salud, mis hijos y mi madurez. Yo estaba teniendo más reconocimiento entre el público y me di cuenta de que me estaban escuchando en todo el mundo. Por eso sentí que tenía que empezar a hacer mensajes positivos”.
El álbum que siguió a “Prayer” fue “Message To The World” un año después, que tiene a Snakeman como único invitado en la canción “I Cry”.
El álbum de 1997 “Freedom Of Speech” fue nominado a los premios Grammy por “Mejor Album Reggae”. Ese año resulto vencedor del premio Bunny Wailer por “Hall of Fame: Tribute to Bob Marley’s 50th Anniversary”. Cuando se le pregunta de su nominación a los prestigiosos premios Grammy, Yellowman contesta: “Muchas personas no saben que yo fui el primer artista dancehall nominado a los premios Grammy, que fui el primer artista dancehall que colaboró con artistas de rap, que fui el primer artista dancehall que apareció en el libro Guinness por la mayor cantidad de albums editados en un año y tampoco saben que fui el primer artista dancehall al que le dieron la llave a la ciudad de Fort Lauderdale”.
“Freedom of Speech” cuenta con invitados reconocidos, como es el caso de “Weed Dem” y “Warn Dem” donde colabora Beenie Man; o
“Run Cum-Cum” con Silvercat. A su vez al álbum llega la colaboración de Anthony B quien encabeza “Chant”, un canto cultural, mientras que Yellowman une sus fuerzas junto a Junior Reid en “Visa”. Frankie Paul le enseña al DJ como rendir homenaje a Dennis Brown en “Here I Come”.
Por su cuenta Yellowman rinde tributo a Black Uhuru, con fuertes versiones de “Abortion” y “Bull in the Pen”, mas tarde retitulada “Freedom of Speech”.
Gregory Isaacs hace su aparición en “Sweetness” e inspirado por un hit de Beres Hammond, él y Yellowman galantean con “Sugar Darling”. Mientras que “Girls in the Ring” celebra la belleza de las mujeres de todos los colores.
En el año 1999 se edita el álbum “Yellow Fever” con el sello discográfico Astists Only Label, producido por King Jammys. El álbum concentra algo del reggae que se venía escuchando en los albums anteriores fusionado con canciones propensas a convertirse en hits para fiestas. El álbum cuenta con diez tracks entre los cuales se encuentran: “No Get Nuffin” donde condena a las mujeres que manipulan a los hombres, luego el DJ se pone romántico y pide en “Want A Woman” una mujer que lo quiera y “Ain´t No Meaning” donde apunta a la industria de la música en general y específicamente a la avaricia de los productores.
El disco que siguió a “Yellow Fever” fue “New York” en el año 2003. En el año 2005 editó “Round 1”.
A pesar de las dificultades que tuvo que afrontar en su vida, Yellowman no permitió que se interpongan en su camino, transformó de la noche a la mañana su aspecto y talento inusual en un éxito. Su música es versátil y cómica en un estilo dancehall. Su performance se caracteriza por ser extremadamente vigorosa y sobre el escenario demuestra una energía ilimitada. Ha logrado perdurar en el tiempo y continúa entreteniendo a las nuevas generaciones. “Sé que mucha gente joven me respeta, y con el cambiar de los tiempos, estoy haciendo cosas diferentes, voy cambiando. Pero nadie se tiene que preocupar, porque donde este: se la pasa bien, hay mucho amor y ¡mucho amarillo!”.
Yellowman es el dancehall toaster mas importante de la década del 80, con más de 40 discos editados, que pudo abrirse paso y sacar provecho de una cualidad que se convirtió en su sello característico: ser albino en Jamaica, un país con mayoría negra.