JOSH ROUSE

Compartir
Apertura de puertas: 23-30
Precio de taquilla : 21 €
Venta anticipada: 18 € anticipada en TickTackTicket y

En los Estados Unidos lo han definido como un cantautor pop con raíces, y probablemente ésta sea una etiqueta muy útil para comprender el universo musical de Josh Rouse, una de las grandes sensaciones surgidas de esa inacabable escena independiente en los últimos años.

Josh Rouse nació en 1972 en Nebraska, pero ha vivido en muchos otros lugares (California, Utah, Wyoming, Dakota del Sur, Georgia y Arizona). Durante su adolescencia, sus grupos favoritos eran británicos (como los Smiths y The Cure). Aprendió a tocar la guitarra enseñado por su tío, y escribió su primera canción a los 18 años.

Su álbum de debut, “Dressed Up Like Nebraska”, fue editado por Slow River (una subsidiaria de Rykodisc) en 1998. Poco después vio la luz “Chester” (1999), un EP en el que le acompañaba Kurt Wagner, el líder de Lambchop convertido en su principal mentor, y un año más tarde apareció “Home”, su segundo trabajo en solitario. En 2002 llegó “Under Cold Blue Stars”, disco que ya empezaba a llamar la atención sobre su enorme talento, talento que demostraría definitivamente con su último trabajo hasta la fecha: “1972”. Lleno de canciones prodigiosas y presidido por una atmósfera mágica, ha sido elegido como uno de los mejores discos de 2003 por decenas de revistas y radios en todo el mundo, y la canción “Love Vibration” se ha convertido en un single escuchado en muchos países.

JOSH ROUSE "SUBTITULO"

Hay cosas que conviene ir preparando con tiempo y una de ellas es el verano. Hay que pensar en qué gastar el tiempo libre, donde ir, qué lugares visitar, qué hacer y también qué no hacer. Y muy importante, qué discos escuchar.



Y sin duda uno de los discos del verano que viene va a ser Subtitulo (Bedroom Music) de Josh Rouse. Así, en español, grabado en El Puerto de Santa María, en los estudios de Paco Loco, debido a que el norteamericano se ha trasladado temporalmente a España, a las costas del sur ya que su novia es española y de esa zona.



E igual que en Nashville su folk-rock de aires country se empapaba de ese ambiente de la ciudad que quería recrear, Subtítulo está impregnado del clima del sur. Pero que nadie espere guitarras flamencas ni nada por el estilo. Es su habitual estilo de cantautor mitad indie mitad neo-folk pero más alegre aún.



Desde la primera canción Quiet Town con su aire a los Buffalo Springfield se nota que este es un disco para días de verano, tranquilos, sin nada que hacer, un disco para escuchar, disfrutar y relajarse.







La voz de Rouse, acompañada de una guitarra, cuerdas y una sencilla percusión se desliza pausada y lánguidamente en una perfecta introducción para un precioso disco. Así debe ser la banda sonora del verano (se grabó en agosto del año pasado) en una pequeña ciudad.



Summertime lleva una guitarra acústica y una slide y poco más, pero es más que suficiente. Como él dice, viene el verano, cigarrillos, piscinas, cines al aire libre, purple rain, sun burns and long blond hair. Eso transmite este disco. Y también esa melancolía de la que habla It’s look like love, una pequeña maravilla de rock americano, carne de radio fórmula, a la manera de Tom Petty, una canción que transmite vitalidad y energía.



La Costa Blanca es un instrumental que va ganando intensidad eléctrica y aunque no tenga letra dice mucho y expresa aún más. El disco continúa con Jersey Clowns, un medio tiempo acústico que hace un pequeño parón en el tempo y el ritmo, que se recupera con el groove de His Majesty Rides -con un sonido cercano al acid jazz que recuerda a Galliano- y sobre todo con esa pequeña maravilla que es Givin’ it up todo un hit, que recuerda tanto a los Sundays como si me apuran a Natasha Bedingfield, una pegadiza canción de tres minutos y medio.



El disco recuerda también a los Go-Betweens, a Aztec Camera, a The Byrds,a Luscious Jackson, al Dylan de Desire, a pop fresco y luminoso en definitiva.



Termina con Wonderful y con otra maravilla, The Man Who Doesn’t Know How To Smile… un duo acústico con su pareja, Paz Suay. El cierre, El otro lado, sería la pieza que más le acercaría a sus discos anteriores. Es una bonita pieza acústica para rematar un disco muy muy recomendable para el calor que se avecina y para pasar ratos muertos y tiempos de ocio y tranquilidad.

Fte:Guillermo Carvajal (www.hipersonica.com)