JOSELE SANTIAGO Y SUS MENUDENCIAS

Compartir
Apertura de puertas: 23-00
Precio de taquilla : 12 €
Venta anticipada: 12 € Anticipada en Ticktackticket.com

JOSELE SANTIAGO
“Loco Encontrao” (El Volcán 08)
A LA VENTA 22 SEPTIEMBRE 2008

Sin desmentir su categoría de clásico, con un suntuoso color ocre luminoso, aroma complejo, notas espaciadas y almizcladas y una poderosa estructura con elegantísimos aromas y notas de madera noble bien integrada con la historia. Largo y persistente. Una de las mejores expresiones del buen caldo tradicional.

Y usted podría preguntarse que de qué exquisito vino le hablo, y a usted se le contestaría que del nuevo disco de Josele Santiago, “Loco encontrao”, uno de esos trabajos que merece la pena abrir con el mimo, la excitación, con que se abre una botella de gran reserva.

Josele Santiago (voz y guitarras), Luca Frasca (piano, órgano y acordeón), David Krahe (guitarras), Pablo Novoa (guitarras), Javier Rojas (bajo) y Jorge Santos (batería) han hecho el mejor disco de la carrera de Josele, que no es baladí. “Loco encontrao” es el tercer disco de una carrera en solitario iniciada con “Las Golondrinas etcétera” (Virgin/EMI 04), continuada con “Garabatos” (Virgin/EMI 06) y redondeada ahora con esta maravilla.

Ya ha llovido -y se nota- desde la separación de Los Enemigos, aquella banda a la que se le quedó corto lo del malditismo y en la que Josele toreó con dosis de mártir de rock para terminar riéndose de todo y regalarle a la posteridad el haber sido con Enemigos uno de los escritores con más pulso y mejor entendimiento del rock de guitarras del país. Ahora, desde esta otra perspectiva con su nombre y apellido, va camino de repetir.

“Loco encontrao” fue grabado y mezclado durante la primavera del 2008 en los estudios Cinearte de Madrid con exquisita mano por Pablo Novoa (que además es el compañero de Josele en sus correrías acústicas), en un cuerdísimo ejercicio que discurre como un afluyente del Misisippi (da gustazo oír el atinado curro de Luca Frasca a las teclas), donde destaca por encima de todo esa voz de cavernosa sabiduría, plagada de participios (derretío, sudao, tumbao, arrastrao, esconjondriao y así hasta ciento) en unos textos templados de acidez y cordura.

Sumergirse en “Loco encontrao” es ser pez y ladrar. Que de eso hay: de aullidos, de inmersiones. También picaras declaraciones de intenciones (“Loco encontrao” o “Pescao”) y optimismo ante los cuatro días que nos restan (“Baila al viento”). Y la escalofriante naturalidad cuando se habla de los muertos propios (músicos como Poch, Guille Martín, An-tonio) y de los ajenos (“De repente nada”). Hay amor que mata de frío (“Fresa y limón”) y rocanrol-solivianta-oficinas (“Fotocopia”) y a veces emana una tristeza casi pictórica (“Mar de fondo”). Hay una adaptación del “Ain’t Misbehavin’ del negrazo Fats Waller, “Siendo Güeño”, y la jodía es güena, muy güena…

Y en estas anda este hombre, Josele Santiago, ni más alto, ni más guapo, ni más gordo, ni más flaco, ni más loco, ni más encontrao que el Serge Gainsbourg, el Townes Van Zant o el Paul Weller. Un hombre no más grueso que el Pettigrew de Faulkner, con burlones ojos sardónicos, invictos, que lo han visto todo sin creer en nada, cubierto por un chaleco musical acuchillado de jazz y de blues, un encaje oral salpicado del barro de a pie de calle de quien es a medias roquero a medias boulevardier.

Kike Babas y Kike Turrón