JOSE IGNACIO LAPIDO

Compartir
Apertura de puertas: 23-30
Precio de taquilla : 13 €
Venta anticipada: 10 € anticipada en TickTackTicket.

Como cuenta en una entrevista, José Ignacio comenzó tocando en otras bandas alternando la batería con la guitarra en el año 79. La última de estas bandas fue Aldar, con la que grabaron un single (“Somos nuevos”), pero hablar del pasado musical de Lapido es hablar de 091.
Formada en el 82, la banda 091 inició sus pasos con José Ignacio, Tacho González, José Antonio García y Antonio Arias como componentes, aunque a lo largo de su trayectoria esta formación sufriría varios cambios.

Los 14 años de trayectoria de 091 dieron como fruto 7 discos de estudio más un doble CD en directo:

-1984 Cementerio de automóviles
-1986 Más de cien lobos
-1988 Debajo de las piedras
-1989 Doce canciones sin piedad
-1991 El baile de la desesperación
-1993 Tormentas imaginarias
-1995 Todo lo que vendrá después
-1996 Último concierto

El primer álbum, “Cementerio de automóviles”, lo grabaron con la compañía DRO. Como consecuencia de una escasa promoción del disco, éste pasó sin pena ni gloria y la banda decidió comprar literalmente su libertad y cambiar de compañía.
Fue cuando comenzó la “Era Zafiro”. Con la grabación de su segundo disco se inició lo que fue habitual en toda la carrera de 091: críticas estupendas pero escasas ventas. Además el bajista Antonio Arias decidió marcharse del grupo buscando mayor protagonismo en una banda propia: Lagartija Nick.

Tras el segundo disco, llegó un tercero, “Debajo de las piedras”, para el que contaron con Angel Doblas al bajo. Las canciones quedaron destrozadas tras una mala producción, y el resultado final del disco poco tenía que ver con lo que la banda hacía en sus conciertos. De nuevo excelentes críticas para el álbum pero escasa asistencia de público a los conciertos y pocas ventas. De estos primeros discos quedan canciones tan buenas como “Esperar la lluvia”, “Lágrimas en el paraíso”, “Escenas de guerra”, “En la calle”, “Debajo de las piedras” o la mítica “La Torre de la Vela”.

“Doce canciones sin piedad”, es, sin lugar a dudas, uno de los mejores trabajos de 091. ¿Acaso el mejor? Fue el fruto de un ambiente estupendo entre los componentes de la banda, a la que había vuelto Antonio Arias. Es un disco repleto de preciosas melodías y letras soberbias. Según el propio José Ignacio: “Sin falsa modestia, fue nuestra primera obra maestra”. Las críticas, nuevamente, inmejorables.

Pero Antonio Arias decidió marcharse, esta vez definitivamente, lo que fue un duro golpe para la banda. Su puesto fue cubierto por Francisco Cabello Pacoco.

Del quinto disco salió, entre otras, la canción bandera de 091: “La vida qué mala es”, uno de sus mayores éxitos. Las críticas, como siempre, excelentes. Con “El baile de la desesperación” terminaron la aventura con la compañía Zafiro. También abandonaría el grupo el bajista Pacoco.