INDRAS

Compartir
Apertura de puertas: 23-30
Precio de taquilla : 6€
Venta anticipada: Taquilla

Cuando un grupo lleva algo más de tres años esperando su oportunidad y ésta aparece es bastante probable que no la desaproveche. Esta máxima se verifica todavía más cuando los cinco componentes del grupo (Charlie, Jaime, Vicente, Iván y Cuco) deciden jugársela al todo o nada. Por ello dejaron las playas y el sol de su Alicante natal y desde hace dos años conviven en un piso cercano a la estación de Atocha en Madrid. En este tiempo han estado dando vueltas por la capital amenizando con sus conciertos la noche madrileña mientras buscaban y esperaban la llegada del tan ansiado contrato discográfico.
Indras, nombre que a partir de ahora tendremos que aprendernos a la fuerza, pueden quejarse (y con todos los motivos) de haber vivido en sus carnes y en sus cuentas bancarias el mal momento que atraviesa la industria discográfica española. Tiempos de cambio, de mutación de un sistema anquilosado, donde los solistas “triunfales” y los grupos de “usar y tirar” han comido terreno durante bastante tiempo a las bandas de local de ensayo e ideas propias.
Hace algunos meses, la discográfica Zero Records decidió recompensarles su apuesta personal y los llamó a filas para formar parte de su sello basado en el pop-rock en castellano, Saona Producciones.
Tras árduas tareas de investigación, deciden que a los mandos de la producción de su primer CD tendría que sentarse alguien como Fernando Montesinos (productor, entre otros, de Pereza, El hombre gancho o La Pulqueria), alguien más loco que ellos y que, como se ha demostrado en el resultado final, ha llegado para refrescar y aportar nuevas ideas externas al grupo.
Encerrados en el local de ensayo durante el mes de Julio para las labores de pre-producción, y en los estudios Noisy House durante el mes de Agosto, su primer disco “INDRAS” tomó forma y sentido en el caluroso verano de 2004 ante la alegría y el entusiasmo de los allí presentes.
Se trata de doce temas que transmiten las frescura de su potente directo (algo perseguido por ellos desde el principio). Un disco de pop-rock en castellano en estado puro, con unas brillantes letras que les alejan del cliché de grupo adolescente con letras banales, un trabajo impecable que les hará convertirse casi con seguridad en uno de los grupos a tener muy en cuenta en los años consecutivos en el olimpo musical español. ¡Salud, Indras, y que ustedes lo disfruten!

– SUS 12 CANCIONES:
El disco comienza con “Para llegar”, tema roquero y guitarrero con una letra que habla de optimismo y de razones para seguir luchando por un sueño. Una canción con la que muchas personas se sentirán identificadas en su lucha.
A continuación escuchamos su primer single, “Priscila”. Este pegadizo tema comienza con el sonido vinilo, quizá un homenaje a la época en la que los discos no se postraban en las mantas por el asfalto de las ciudades y un homenaje a la música que han escuchado durante su llegada al mundo de la música. Tras la corta introducción, la batería comienza a poner ritmo a esta historia que no pasará desapercibida cuando comience a sonar en las ondas radiofónicas.
“La chica que recicla corazones” es un tema con reminiscencias beatles y una letra exquisita, que da paso a “Hotel Madrid”, candidato a quedarse en la cabeza de muchas personas y que cuenta una divertida historia en cierto piso de la capital española.
“Mirando” es un medio tiempo, que conjuga a la perfección el bajo de Iván, más presente que nunca, el guitarreo de Vicente, los adornos de los teclados de Jaime, el increíble ritmo de la batería de Cuco y la letra “casi rapeada” cantada por Charlie.
En la mitad del disco encontramos “Están por estar” . Un estribillo pegadizo, una letra común a mucha gente (la temida rutina amorosa…) y unos arreglos que harán que a muchas personas que han escuchado este tema en las primeras maquetas del grupo les cueste identificarla.
“Malos tiempos” es un grito de coraje, un corte de mangas a los que aconsejan bajarse del carro de las ilusiones, un alegato por seguir luchando cuando tienes claro lo que quieres. Quizá por esa razón la canción más roquera de Indras es una descarga de energía y rabia.
“A medias”, canción que recuerda en algunos fragmentos a algunos himnos del britpop (Oasis, The Verve…) deja paso a “Qué quieres de mi”, tema que habla de una historia de amor no correspondido y que homenajea en su comienzo el erótico “Je t’aime” de Gainsbourg.
“Vidas clandestinas” es el tema más arriesgado del disco. Su ritmo “jungle”, los gritos en falsete de Charlie, y los cambios bruscos de ritmo combinan con su pegadizo estribillo que hará cantar a quien lo escuche.
Todo gran disco, tiene una gran balada. “Quién…” es el título de la que se recoge en “Indras” y qué decir de ella, salvo que es el gran tema de amor del CD que emociona desde su primera escucha.
Y llegamos al final con “Debe ser el estrés”, canción que contiene una divertida letra que habla irónicamente de los tópicos del r’n’r, adornada con unos conseguidos coros que harán de esta canción un himno que será coreado hasta la extenuación en sus conciertos.