FARRAH + SMILE

Compartir
Apertura de puertas: 23-30
Precio de taquilla : 12€
Venta anticipada: 10€ anticipada en Escridiscos

FARRAH

Son una feliz rareza en el panorama británico. Completamente ajenos a la presión de los medios de comunicación especializados, a la influencia de las corrientes o movimientos más en boga, Farrah se dedican sencillamente a escribir y grabar espléndidas canciones con un espíritu y una actitud que parecían desterradas de la escena de las Islas desde hace décadas,,, Y es que Farrah recuperan el carácter radiante y luminoso de los tiempos de la nueva ola para dar alas a un repertorio impecable, que contagia vitalidad desde la primera escucha.

Herederos de los grandes grupos de los sesenta, de la nueva ola y de algunas de las luminarias del pop actual, Farrah revitalizan con formidables resultados el pop más inmediato y refrescante con canciones rotundas y luminosas. Después de dos álbumes ignorados en su país pero gracias a los que han logrado el estatus de auténticas estrellas “indies” en Japón, Rock INDIANA edita ahora su flamante tercer álbum, en el que muestran una rotunda progresión. Si bien se mantienen la energía y la frescura de sus dos primeras entregas, ahora el cuarteto británico combina piezas inmediatas y aceleradas con canciones más barrocas y arregladas, combinando la espontaneidad de los Buzzcocks con la imaginación de los Beach Boys o los propios Beatles, y situándose, en cualquier caso, en la primerísima división del pop de guitarras internacional. Para Jez Ashurst, cantante y compositor de la banda, no hay normas que vayan más allá de que las canciones que escribe sean bonitas. Igual de bien se le da un pildoraza de enérgico power-pop como “Do you ever think of me” que una balada acústica tan emocionante como “As soon as I get over you”; igual un tema rítmico y bailable con poderosos arreglos de viento como “No reason why” que un impecable estribillo para todos los públicos como es el de la espléndida “Dumb dumb ditty”con la que se abre el disco.

En suma, un disco fantástico, contagioso, vitalista y enormemente variado, que suitúa definitivamente a Farrah como una de las grandes bandas pop del momento.
——————————————-

SMILE

SMILE en MYSPACE

FARRAH en MYSPACE



En estos tiempos de dictadura audiovisual y culto a la auto-representación es agradable encontrarse a bandas como Farrah, modestos en ambiciones pero con sobrado oficio, ajenos a la presión de los medios especializados, sin dejarse arrastrar por ese rodillo uniformador (y “desinformador”) que impone corrientes, tendencias y escenas en música como si de tejidos o colores en moda se tratara.



“Cut Out & Keep” es su tercer trabajo, y más y mejor que “Moustache” (Ark21/Rock Indiana, 01) y “Me Too” (Lojinx/Rock Indiana, 04), el álbum deja bien a las claras que los de Yorkshire son maestros de lo suyo, y que lo suyo no es otra cosa que hacer buenas canciones de pop melódico, con chispa, energético y revitalizante. El problema aparece si alguien se empeña en buscarle la profundidad o el envés al asunto.





Tras varias escuchas “multitarea”, el tercer álbum de Farrah se nos antoja un trabajo infalible, encerrando el calificativo dos caras. La buena: el disco no defraudará (más bien lo contrario) a los conocedores de la banda y a los amantes del power-pop melódico mejor destilado. La mala: difícilmente va a conquistar este disco nuevos adeptos ajenos al género. Porque sí, es este un disco de género, un ejercicio de estilo tan bien resuelto que a veces falla a la hora de contagiar emociones, pasando por parecer poco humano. No hay lugar a la sorpresa, todo acaba sonando un tanto previsible y, por momentos, algo plano; a mi juicio el álbum se hubiera beneficiado de haber contado con un sonido menos limpio, con algo más de grano.



El ejercicio metalingüístico de “Dumb dumb ditty” (canción pop contando la historia de un músico aspirante a conseguir un éxito pop), tema colorista e hipermelódico, con un punto “chicloso” algo fingido (el armónico estribillo, entre la aliteración y la pura onomatopeya, las palmas recorriéndolo todo), algo artificioso, da paso a uno de los mejores momentos del disco. ¿Quién podría ponerle pegas a una canción tan redonda como “Do you ever think of me”? Puro power-pop de guitarras chispeantes –cargadas de matices- coronado por una emocionante melodía; tres minutos escasos en los que no sobra ni falta nada.



“Awkward situation”, menos dinámica y grácil, menos elástica que su predecesora, se debate entre la energía más rockera de las guitarras, el groove que confiere la repetitiva línea de bajo y los arreglos, ligeramente psicodélidos, incluso algo progresivos, que aportan teclados de diversa naturaleza.



El pulso se recupera con la risueña “No reason why”, caramelo de pop eufórico que crece gracias a esos vientos (uno imagina trompas, trompetas y trombones) punteando cada frase de manera incontestable. Fantástica. La nota se mantiene alta gracias al tacto suave y el tono íntimo de “As soon as I get over you”, una de las canciones que sí consigue contagiar ese “sinking feeling in my chest” al que se refiere la letra.



“School reunion”, sin embargo, resulta un tanto… ¿adolescente?. La melodía es de nota, pero hay algo en la presencia del piano y en el tono edulcorado de la voz que convierte la canción en un medio tiempo que uno ve funcionando de banda sonora de una sentida escena de teleserie de instituto americano.



Mucho mejor la acústica “Things we shouldn´t say”, con ese inciso de guitarras manouche convenciendo de manera elegante. Lo mismo hay que decir de la soleada “No one stays together”, con esos efluvios a psicodelia ligera, ese sabor a costa oeste americana sólo deslucido por la presencia de un breve pero poco afortunado arreglo de sintetizador en el último tercio del tema.



El toque a.o.r. de “The only way” (uno entiende ahora por qué citan a Def Leppard entre sus influencias) y “Removal man”, la arquetípica balada al piano, lenta, desnuda y melodramática (los arreglos corales pasan por ser lo más interesante del tema) que cierra el disco le hacen un flaco favor a un conjunto, el de “Cut Out & Keep”, que con sus altibajos se revela, más que como un brillante disco, como una colección de brillantes canciones.



Fte:http://www.popmadrid.com/node/15397

Autor:luismr