F.A.N.T.A.

Compartir
Apertura de puertas: 23-30
Precio de taquilla : 11€
Venta anticipada: 9 euros anticipada en SNAPO

Tributo a RAMONES
F.A.N.T.A.
Después de haberse hecho famosos gracias a que varias de sus canciones sonaran en el programa de radio Flor de pasión y de la distribución de sus excelentes maquetas por Internet, el grupo más ramone de Santa Coloma de Gramanet, los F.A.N.T.A., parece que se van a grabar su primer larga duración a la capital producido por Joaquín de los Nikis.

Su música no tiene ningún secreto, los tres acordes clásicos, referencias de pelis de terror y comics de superhéroes. Nada nuevo, pero es que los F.A.N.T.A. son los mejores en copiar a los Ramones. Consiguen revivir el choque que había en las canciones entre la crudeza de los riffs de Johnny y las melodías sesenteras de Joey.

El día que alguien se atreva a escribir un libro sobre ese engendro desarrollista conocido como Santa Coloma de Gramanet (¡imagínense!) va a tener que dedicar por fuerza un capítulo entero a F.A.N.T.A. Ellos definen como nadie la Santa Coloma ramone, aferrándose con fuerza al video-club Singuerlín, la Damm y las atracciones de feria, mientras combaten la homogeneización de un extrarradio mayoritariamente reggaeton y piyuli.



Es por eso que F.A.N.T.A., en su devoción por el role-model niki-intronáutico, son una pequeña obra maestra de melodía y sentido del humor, una bendición abrigada en acelerada e imposible serie Z adolescente. En cierto sentido, su propia limitación ramoniana -sin luz inédita pero repleta de momentos gonzos capaces de resumir en dos minutos el mundo entero- los hace fundamentales, insuperables e inagotables en la elegía del terror, la sci-fi, las artes marciales y el electroshock. El día que alguien escriba ese libro sobre Santa Coloma, Ordovás entenderá finalmente algo, y el diálogo de “El furor del dragón”, con el que se abre “Nada volverá a ser como antes”, servirá de epitafio al volumen: en 2005, el amigo Bruce Lee llegó de Hong-Kong para ayudarnos... y Santa Coloma se salvó, vaya si lo hizo.

Autor: Eduardo Ponte (Mondosonoro)