CHRISTINA ROSENVINGE

Compartir
Apertura de puertas: 22-00
Precio de taquilla : 10 €
Venta anticipada: ESCRIDISCOS C/ Navas de Tolosa 4

REPORTAJE DEL CONCIERTO

Christina Rosenvinge es hija de una familia de daneses afincada en Madrid. En los años ‘80 descubre el pop frecuentando los primeros conciertos de los grupos de la movida. Forma su propio grupo mod a los quince años, Ella y los Neumáticos, junto a Lars {Decima Victima}, Rodrigo {Ciudad Jardin} y Edi Clavo {Gabinete Caligari}. El grupo se disuelve en el 81 solo con una maqueta grabada después de unas cuantas actuaciones memorables en los clubs míticos de la movida.
Después de algunos proyectos oscuros que no llegan a tener nombre conoce a Alex de la Nuez con el que forma Alex y Christina, grupo de influencia francesa que llegará a tener un enorme éxito con sus dos discos, “Alex y Christina”[87] y “El ángel y el diablo”[89]

Tras abandonar el grupo, comienza su propio proyecto “Christina y los subterráneos” con el que graba dos discos, “Que me parta un rayo”[92] y “Mi pequeño animal”[94], de nuevo con gran repercusión, y después otros dos como Christina Rosenvinge, “Cerrado”[97] y “Flores raras”[98]. En los últimos discos, según con su desarrollo como compositora y arreglista inicia un camino más personal dentro de su estilo con el que pierde el exito masivo, pero se convierte en una figura de culto respetada por la crítica y el público especializado.

En el año 99 Christina se traslada a Nueva York donde inicia una nueva carrera en el mundo anglosajón. Tras actuar en Nueva York durante unos meses graba un disco, “Frozen pool”[01], que la situa en la constelación indie americana. Va de gira por EEUU y Europa, tocando en algunos festivales como All tomorrows parties en Los Angeles, Les femmes s`melent en Paris y Poitiers y South by southwest music media en Texas. El disco se publica en Japón.

“Foreign land”[02] es su segundo disco mayoritariamente en inglés. Se publica en España en la colección del Europeo junto con un libro de imágenes realizadas por Ray Loriga. En USA se publica un año más tarde.

Continental 62 es el vuelo que conecta Newark, NY, con Barajas, y es tambien la tercera parte de la trilogía iniciada con los trabajos anteriores, Frozen Pool y Foreign Land.
En este nuevo disco, con el que se estrena Soster, el nuevo sello de Christina Rosenvinge, colaboran de nuevo los músicos neoyorquinos Steve Shelley (Sonic Youth, Two Dollar Guitar), Jeremy Wilms (Chin Chin, Antibalas), Tim Foljahn (Two Dollar Guitar, Cat Power) y Lee Ranaldo (Sonic Youth, Text of Light), además de los músicos españoles Charlie Bautista (Melusa) y Suso Saiz, quien adem´ss firma la producción junto a Rosenvinge.
La grabación se ha realizado a lo largo de más de un año en sucesivas visitas de sus músicos a Madrid, periodos de reflexión y colaboraciones vía internet con estudios neoyorquinos.
En este nuevo trabajo de pop vanguardista se encuentran conexiones entre el pop intelectual europeo y el underground neoyorquino. Las letras, escritas en inglés y en español están cuidadosamente escritas para encajar en unas melodías originales a la vez que adherentes. Piezas de corte experimental junto a canciones de estructura clásica reinventadas a través de un sonido rotundo, audaz e innovador, en el que se entretejen la melancolía hermosamente oscura y la infinita fragilidad que caracterizan el sonido de Christina Rosenvinge en los últimos tiempos. Sofisticación y sencillez. Refinamiento y visceralidad. Juntar extremos contrarios es algo que se le da bien a esta cantautora llena de contradicciones La calidez de la improvisación acústica se abre inesperadamente para dar lugar a paisajes sonoros tridimensionales.
Rosenvinge sigue expandiendo su creatividad sin complejos ni presiones.
Libre y feliz, estratégicamente situada en el siglo 21.