ASTRUD

Compartir
Apertura de puertas: 23-30
Precio de taquilla : 18 €
Venta anticipada: 15 € anticipada en Escridiscos

Manolo y Genís vuelven a la carga con un nuevo trabajo, “Tú no existes” (Sinnamon, 07), en el que vuelven a presentar canciones nuevas después de la compilación de rarezas y caras B “Algo cambió”. Efectivamente, algunas cosas han cambiado desde entonces y otras hasta han mejorado. Búsquenlo a partir del 17 de abril. Astrud tienen nuevo disco, once canciones a lo largo de las que se nos muestran en tan buena forma como de costumbre. Los hilarantes y por momentos surrealistas textos de Manolo Martínez vuelven a encajar a la perfección en el colchón de electrónica gentileza de Genís Segarra y su nuevo juguete, del que hablaremos más tarde. Por lo demás, en “Tú no existes”, Astrud se mantienen en sintonía con lo expuesto ya en “Performance”, aunque cargando las tintas en los sonidos sintéticos. El disco ha sido producido por Joe Robinson, y a Genís y Manolo se les han sumado de nuevo Enric Juncà (batería) y Eduard Alarcón (bajo). La principal curiosidad respecto al proceso de gestación de “Tu no existes” es el modo en que Astrud han dado forma a las once canciones que lo completan. Un método de trabajo estricto que ha acabado dando buenos resultados. (Genís) “Es la primera vez en la carrera de Astrud en que esos dos procesos se han solapado. Nos propusimos quedar un día a la semana para hacer canciones. Fundamos el Thursday Club, y cada jueves quedábamos todos. Manolo llegaba con una canción acabada, el grupo aprendía a tocarla y por la tarde se grababa una primera maqueta. Algunas de las pistas que suenan en el disco están grabadas aquel mismo jueves de presentación de la canción. Cuando volvimos de las vacaciones de Navidad dimos por terminado lo de los jueves y empezamos a ir cada día, para regrabar y arreglar las canciones que finalmente decidimos que formarían parte del disco”. Uno de los elementos que más han marcado el sonido de “Tú no existes” es, fuera bromas, el nuevo sintetizador que ha comprado Genís Segarra, un elemento vintage cuyo peso ha devenido básico para el dúo y sus colaboradores. Después de experimentar con viejos equipos analógicos de diversas marcas y procedencias, el Astrud más delgado ha dado con su piedra filosofal. “Para mí es el sintetizador definitivo: un sistema analógico modular (en este caso, uno de Orgon Systems, al que he sumado algunos módulos de otras marcas). La manera de hacer sonidos es diferente, porque tienes que crear cada sonido desde cero, decidiendo tú mismo la ruta (el ´patch´) para conseguir este efecto, o esta resonancia, o este timbre, o esta modulación. No suena parecido a nada: en un principio simplemente suena la electricidad y, paso a paso, consigues que esa electricidad haga música. Cuanto más complicado es el ´patch´, más expresividad consigues. Es totalmente flexible y abierto”. El problema es que se trata de un sistema que no podrán usar en directo, con lo que habrá que adaptar las nuevas composiciones al formato de banda, habitual en los últimos tiempos del grupo. Hasta que eso ocurra, disfruten de piezas como “El miedo que tengo”, “Noam Chomsky” (si, si, dedicada al famoso analista político), “El vertedero de Sâo Paulo”, “Son los padres” –repescada del recopilatorio navideño de Jabalina- o “Los otakus”.

Autor: Joan S. Luna (MONDOSONORO)