ASTRID

Compartir
Apertura de puertas: 23-00
Precio de taquilla : 12€
Venta anticipada: 10€ anticipada en MadridRock y Escridiscos

Para descubrir los orígenes de Astrid, hay que buscar alto, muy alto, en las escarpadas montañas de la Isla de Lewis. Allí, al norte de Escocia es donde nacieron y crecieron Charlie Clark, Willie Campbell y Gareth Russell, y allí también es donde encontraron un referente común en sus diferentes colecciones de discos: su pasión por los sonidos de los años 60. Después de pasar varios años tocando en diferentes bandas, uno tras otro deciden mudarse a la gran ciudad, Glasgow.

SSin haber cumplido aún la edad legal para beber, los tres amigos de la infancia se juntan en Glasgow y deciden empezar a escribir canciones. Cuando creen que los temas compuestos son lo suficientemente buenos, se presentan en el Halt Bar del West End de Glasgow, cuna de la incipiente escena indie local para así encontrar aliados para su causa. De esa manera contactan con Gary Thom, que en adelante pasará a ocuparse de los tambores.

Poco tiempo después, toman la decisión de hacerse llamar Astrid, en honor de la fotógrafa alemana novia del quinto Beatle, Stuart Sutcliffe, y comienzan a actuar por el circuito de pubs de Glasgow. Lo que no podrían esperar en ese momento es que algunos miembros de Belle & Sebastian estuvieran entre la audiencia y se quedaran entusiasmados con sus evoluciones sobre el escenario. Impresionados por el talento de la joven banda, Belle & Sebastian les invitan a tocar con ellos en el Longest Day Festival.

En el verano de 1997, los cuatro componentes del grupo toman la sabia decisión de apostar por la carrera del grupo y dejan sus trabajos y estudios para dedicarse íntegramente a Astrid. Belle & Sebastian les vuelven a invitar para compartir escenario, esta vez como acompañantes de su gira por Inglaterra en septiembre de 1997.

Tras la buena aceptación que el grupo tiene de público y crítica, Fantastic Plastic les ficha y edita su EP de debut llamado “No Reason”. Rápidamente llega a las listas de Radio 1 y se agota al poco tiempo. Tras varios singles de aperitivo, el grupo se mete de nuevo en el estudio para grabar su primer larga duración, producido por el genio Edwyn Collins. “Strange weather lately” es el regalo que Astrid obsequian a sus fans, y es elegido como uno de los mejores álbumes editados en el Reino Unido en 1999. Durante el año 2000 Astrid tocan sin cesar y en el festival South By South West (Austin, Texas) son elegidos como mejor banda novel.

Tras un pequeño espacio de tiempo para dar forma a las nuevas composiciones, Astrid se meten de nuevo en el estudio para grabar su segundo CD hasta la fecha, “Play Dead” (Mushroom Pillow, 2001), producido por Tony Doogan (Mogwai) y con la colaboración especial de Stevie Jackson y Chris Geddes de Belle & Sebastian. Durante el proceso Gary Thom abandona el grupo y es sustituido por Neil Payne, que rápidamente coge el testigo para actuar con el grupo compartiendo escenario con The Bluetones y viajar posteriormente al CMJ Festival en Nueva York. Las críticas publicadas por revistas especializadas como Mojo y Sunday Times les señalan como uno de los mejores trabajos del año y una de las bandas con un futuro más prometedor.

Su tercer trabajo, el sensacional “One In Four” (editado de nuevo por Mushroom Pillow), se ha hecho esperar tras una agitada etapa: cambio de sello, cambio de manager… Demasiados cambios, pero que probablemente hayan terminado siendo beneficiosos para el grupo. Astrid suenan ahora más personales que nunca, como si se hubieran propuesto sonar simplemente como ellos quieren, olvidándose de si son o no son la próxima “big thing” de la prensa británica y aislándose para crecer aprovechando su mejor cualidad: una habilidad innata para construir perfectas canciones pop tocadas siempre por un especial aire melancólico.

“One In Four” es una preciosa colección de canciones, entre las que destacan singles tan evidentes como “Something In My Way” o “Suitable for Frecuent Use” y que se edita en España antes incluso que en el reino Unido.

Todo el disco gira alrededor de una idea conceptual: sus letras se han inspirado en la vida en un sanatorio psiquiátrico de Glasgow, una ciudad de la que se dice que uno de cada cuatro de sus habitantes tendrá problemas mentales a lo largo de su vida. Se puede extraer belleza de todo. Y Astrid saben cómo hacerlo.