ALCOHOL JAZZ

Compartir
Apertura de puertas: 23-30
Precio de taquilla : 10 €
Venta anticipada: 10 €

Todo empezó (1985) en el lúgubre bar de la facultad de filosofía de la Universidad Autónoma de Madrid. Dos futuros técnicos del pensamiento, en una mítica sesión de embriaguez, decidieron que eso del saxo y la trompeta les iba a permitir escapar de las garras del funcionariado.

En su primer concierto, por cierto en una de las salas más costras de la capital del estado, el dueño del garito les dijo: “¡machos, con ese nombre se me va a llenar esto de borrachos!”, a lo que contestaron alegremente: “¡SI, NOSOTROS!”.

Tocábamos con la única intención de llenar gratis nuestros ansiosos intestinos gruesos de toneladas de etanol, alcohol etílico o como se llame. Pensamos que el furor artístico solo se consigue gracias a la ingestión de grandes cantidades de Brandy 100% español. Y todo ello para hacer una música instrumental y de baile que en nuestra península es bastante difícil de colocar; por lo que la grabación de un disco se prometía como una misión imposible.

Su estilo pasa del Jazz al Funk, pasando por sonidos groovies, lounge, ambient, siempre enfocadas a las pistas “dance”. Piensan que el virtuosismo es una cualidad obsoleta y que sólo cuentan los sentimientos, el baile y la conexión con el público descoyuntado. Grabaron un “Ep” en 1998 junto con el funkzine “Enlace Funk” y a partir de ahí se les empezó a conocer como los “COGOLLOS FUNKIES”. El grupo ha servido como cantera a muchos músicos, que posteriormente han colaborado con los grupos españoles más internacionales, así, por ejemplo, Julián (trompeta) y Kiyoshi (teclados) han pertenecido a los eskatalíticos “MALARIANS”, Ramiroquai (batería) y Alfonso (guitarra) han militado en la combativa banda “HECHOS CONTRA EL DECORO”; Ricardo (Bajo) vivió con los “MUNSTER” momentos inolvidables y, por último, Jacobo (saxo) se dedicó de lleno a la banda.

Las fotos de “La Farrah” (Los Angeles de Charlie) desnuda que aparecieron en el “LIB” a final de los 70as determinaron una de sus influencias más marcadas: su amor por las bandas sonoras de series americanas de TV. Flotaron con el pelo en pecho de Starky y Hutch, y aprendieron del “glamour” del protagonista de Hawai 50.

-Beleça

Música para un Guateque Sideral, 2005

-Insolito

Música para un Guateque Sideral, 2003

-Suerte y padrino

Música para un Guateque Sideral, 2002

-Persecucion Implacable

Música para un Guateque Sideral, 2001